Jornadas técnicas

  • Dow AgroSciences presentó evolución y situación de malezas de difícil control

    La empresa Dow AgroSciences realizó la capacitación denominada “Expertos en Malezas”. Fueron los días 4 y 5 de agosto en dos ciudades productivas, Santa Rita y Katueté. El objetivo fue exponer a través de diversos trabajos de investigación la situación actual de malezas en Argentina, Brasil y Paraguay, que para el caso de nuestro país aún no encabeza situaciones muy difíciles, como los vecinos, con reportes de una amplia cantidad de malezas.

    La doble jornada de capacitación se inició en Santa Rita (Alto Paraná), el jueves 4 de agosto y siguió el viernes 5 en Katueté (Canindeyú). Se desarrollaron temas importantes como la situación actual y la evolución de malezas tolerantes en la región, además desecación y opciones de manejo integral de malezas en soja, también mecanismo de resistencia de malezas. Igualmente los conferencistas hablaron sobre las nuevas herramientas que tendremos en el futuro en esta área.

    El Ing. Agr. Gustavo Cantero, desarrollista de nuevos productos de Dow AgroSciences, mencionó que el objetivo principal de las jornadas en ambas ciudades productivas fue reunir a técnicos y productores con el fin de capacitar y compartir las últimas investigaciones sobre el tema que afecta a cada uno en sus cultivos. Expresó que en Brasil y Argentina los casos de reportes de malezas resistentes han crecido significativamente. No es el caso de Paraguay, con casos menores. Manifestó que localmente solo se reportaron dos tipos de malezas, cuando ya se conocen cuatro tipos de malezas resistentes en la actualidad.

    Para el caso de Argentina el Ing. Agr. Rafael Frene puntualizó que la cantidad de reportes en su país asciende a 28 casos. Quince de ellos afectan al cultivo de la soja. En Brasil, se tienen reportadas 41 malezas resistentes existentes en diversos cultivos, indicó el Ing. Agr. Fernando Adegas, investigador de Embrapa. Este profesional también disertó sobre los mecanismos de resistencia de malezas.

    Alerta. Cantero señaló que estos reportes son un llamado de alerta para el país, pues es importante no llegar a la situación expuesta por los profesionales de Brasil y Argentina, ya que de no utilizar de forma responsable los herbicidas y las nuevas tecnologías que ayudan a combatir las malezas, estas se volverán resistentes y el costo para combatirlas será el doble. “Hoy estamos con pérdidas de rendimiento porque no estamos pudiendo controlar en forma adecuada o económicamente rentable algunas malezas”, comentó.

    Añadió que Dow está demostrando con la intervención de Rafael Frene la tecnología que está llegando en el futuro. Es lo que la compañía pretende ofrecer para tratar de mitigar el problema. “No vamos a solucionar todo, pero sí se va a tratar de solucionar la mayor parte del problema de malezas”, expresó.

    Añadió que en la actualidad además de problemas de malezas de hojas anchas también están las de hojas finas. Dos a tres tipos de malezas en una misma parcela, con resistencia a glifosato, a graminicidas, a diferentes modos de acción. Incluso en Brasil y Argentina existen reportes de resistencia múltiples. A nivel local, hasta el momento, se detectan casos múltiples en malezas como el Capií pororó o amargoso, lecherita (Euphoria heterophylla) donde todavía no es a gran escala pero tiende a incrementarse.

    Dentro de las disertaciones, los exponentes compartieron los casos de alerta máxima desde Argentina y Brasil, con el Amaranthus, maleza que todavía no ha sido identificado como resistente en Paraguay, pero que afecta fuertemente en la Argentina desde hace dos años, cuando se inició con 20 mil hectáreas y llega a 6 millones de hectáreas. En Brasil han detectado en el 2015 los primero lotes y en la actualidad se encuentra propagándose. El Dr. Adegas, profesional del Brasil, indicó que esta maleza se propaga fácilmente por semilla, transporte y aves, la planta crece entre 3 cm y 4 cm por día. De aparecer días lluviosos, su crecimiento es fortalecido aún más. Todavía no hay muchos herbicidas que la controlen. No obstante, recomendó que la aplicación debe ser sucesiva y realizar monitoreo de forma constante, así como uso de diversos tipos de herbicidas de modo de acción, además de ellos los productores y sus asesores deberán estar visitando el campo para otorgar soluciones rápidas.

    Desde Argentina Frene presentó diversos tipos de malezas resistentes. Entre ellas de la familia de las gramíneas como el Sorgo Alepo, aparecido en el 2004 a gran escala. En la actualidad disponen de 24 biotipos de resistencia, de los cuales 15 son resistentes a glifosato y el resto, a otros tipos de herbicidas como graminicidas o los inhibidores de ALS, los cuales son muy complejos en todas las regiones productivas de la Argentina. Igualmente disponen de problemas de Conyza o buba, con un crecimiento observado. Otro problema que ha surgido en los últimos cinco años fue la presencia del Amaranthus, que representa un gran problema en Estados Unidos y en la Argentina, con casi 5 millones de hectáreas afectadas. Mencionó que difícilmente se encuentren nuevas moléculas y nuevos modos de acción, los cuales son más difíciles de lograr y la tendencia en esto es que no existirán nuevos modos de acción en los próximos 10 años. No obstante, eventos biotecnológicos combinados, que proporcionan resistencia múltiple a diferentes herbicidas, permitirán contener el avance de biotipos resistentes a glifosato y a otros modos de acción que desarrollen resistencia en un futuro muy cercano.

    Frene presentó a Enlist, un sistema de control de malezas, basado en un programa Integral de Control, que combina 3 componentes que permitirá alcanzar los mejores controles de maleza en forma eficaz, sustentable y viable. El producto está compuesto por eventos tecnológicos que dan tolerancia a cultivos de soja y maíz. En soja, permite la aplicación, en post emergencia, de herbicidas como Glifosato, 2.4D y glufosinato de amonio. En maíz, además de 2.4D, se observa tolerancia a graminicidas como el Verdict HL.

    Cabe recordar que para el caso del herbicida 2.4-D, Dow desarrolló una nueva tecnología denominada Sal Colina, formulado con otros componentes químicos para que el productor pueda optar la formulación manteniendo virtudes en término de control práctico de malezas, explicó. El profesional expresó que el producto Enlist dispone de la tecnología Colex D, que mantiene como base el 2.4-D. Garantiza ultra baja volatilidad, reduce el daño en cultivos vecinos y disminuye el potencial de deriva física de gotas.

    El problema no son los herbicidas. Cantero explicó que el problema no viene del herbicida sino más bien por el manejo dado en los últimos años y esto va creando esa resistencia a nivel de campo. Es el mismo producto, en la misma planta y con la misma dosis de manera continua se llegó a esta situación aquí y en países como Estados Unidos o Francia, donde ya se encuentran con muchos problemas. Aclaró que tampoco se puede culpar a la siembra directa, ya que en Europa no hay siembra directa y también se encuentran con más de 40 plantas resistentes a diversos tipos de herbicida. “El problema mayor es el manejo que estamos dando para solucionar un problema, nos enfocamos solo en tipo de herbicidas o modo de acción”, dijo.

    Indicó que la propuesta de Dow AgroSciences es mezclar modos de acción de diversos grupos de herbicidas para atacar un mismo problema. La apuesta es nueva y consiste en mezclar modos de acción y grupos de herbicidas para atacar con diferentes tipos de herramientas. Esto evita llegar al sistema antiguo de arar o arrancar las malezas con las manos. De hecho, varias ciudades de Brasil y Estados Unidos ya se encuentran realizando la práctica.
    Cantero indicó que lo positivo de las disertaciones fue que los profesionales hablaron mucho sobre el futuro y cómo se encuentran preparando. La industria se encuentra trabajando para tratar de solucionar estos eventos. Lo bueno es que están alertando a los productores y a los técnicos paraguayos, con datos e informaciones que servirán mucho de experiencia, ya que los mismos tienen más problemas en malezas y, por ende, ya se encuentran trabajando en las soluciones. “No podemos estar con los brazos cruzados. Tenemos que estar trabajando, de manera que si se presenta el problema, ya contemos con la solución”, expresó.

    Por último, Cantero puntualizó que Dow se encuentra trabajando en el proceso de lanzamiento de las próximas tecnologías para ayudar a revertir la situación. Añadió que sería importante que técnicos y empresas de investigación estatal se adhieran y sumen esfuerzos para encarar soluciones. Indicó que este trabajo incluso puede permitir conocer otros casos no reportados. Abonó su planteamiento al recordar que existen instancias como Weedscience, una entidad que reúne información de 68 países. En esta, en Paraguay solo figuran dos tipos de malezas resistentes, cuando también está la evidencia de otras como Capi'í una y la Coniza, existentes y que aquejan a cultivos locales. “Es desidia o poco interés nuestro teniendo el problema y no hacerlo conocer. Si lo hacemos, podríamos recibir ayuda de técnicos o agencias internacionales para tratar de solucionar ese tipo de cosas. Es un tema pendiente que tenemos a nivel técnico, industrial y estatal de trabajar en eso”, concluyó.

    Calidad de aplicación. En cuanto a tecnologías de aplicación, el Ing. Agr. Fernando Kassis dio especial énfasis a la calidad de aplicación para mejorar la eficiencia de los productos y, a su vez, disminuir los casos de tolerancia y permanencia de plantas tolerantes. También habló sobre técnicas para combatir y reducir la resistencia de plantas ligadas a cada tecnología de aplicación. Un punto resaltado fue la importancia de limitar la deriva en la aplicación, objetivo calificado como clave para una correcta aplicación, además de ayudar a controlar plantas dañinas.

    Kassis recomendó a los productores y técnicos la elección de boquillas, que debe tener un equilibrio entre la reducción de la deriva y la eficiencia para el control de malezas. Se debe utilizar una boquilla con inducción de aire y es importante el ajuste de la altura de la barra de pulverización (50 cm de altura). La taza de aplicación para la pulverización debe estar entre 100 y 150 litros por hectárea, la velocidad media del viento debe ser entre 3 y 10 km/h. Sugirió no aplicar el producto si el viento favorece el movimiento hacia afuera del blanco (deriva) en los cultivos sensibles circundantes.

    Programa de manejo. Entre los expertos de la doble jornada, la Ing. Agr. Anette Stolle, profesional de Dow AgroSciences Paraguay, expuso sobre el programa de manejo de malezas de Dow. Indicó productos para desecación pre siembra de soja, donde recomendó el uso de una triple mezcla de herbicidas, el Spider + DMA 6 + Panzer Gold. Igualmente habló sobre el nuevo herbicida Starane Xtra. El producto pertenece a la familia de las pirimidinas. Se moviliza a los puntos de crecimiento y evita el rebrote de la maleza. Ejerce un buen control de latifoliadas y proporciona beneficios en la desecación, que se observa en el control de malezas de hojas anchas.

    Tiene baja toxicidad y actividad residual alta con compatibilidad con graminicidas y mecanismo de acción auxinico.
    Es excelente para el control de soja guacha RR y STS. Permite la siembra del cultivo a los tres días posteriores a la aplicación. En su presentación Stolle, exhibió imágenes de parcelas demostrativas con los resultados a campo, en donde se destacó la eficacia del producto.

    Otra propuesta dentro del programa de manejo es Verdict HL registrado este año, se trata de un herbicida pre emergente selectivo, con acción residual, de gran eficacia para el control de gramíneas, perennes y anuales en el cultivo de soja, algodón, girasol, canola y maní. Es excelente para el control de Digitaria insularis y maíz RR guacho.

    Entre los beneficios observados está su selectividad para cultivos de hojas anchas. Su alta concentración facilita la manipulación del producto. Stolle también recordó algunas recomendaciones para la utilización, como aplicar el herbicida en óptimas condiciones de humedad, en épocas de activo crecimiento de las malezas.

    También orientó que, en aplicaciones tempranas, ofrecen mayores resultados con malezas pequeñas y recordó que es imprescindible el agregado de aceite vegetal. No es recomendable mezclar con herbicidas para hojas anchas. Así como separar al menos 7 días las aplicaciones. Por último, en desecación para siembra de trigo o maíz, esperar al menos de 10 a 15 días para la siembra. Posterior a las disertaciones ofrecidas por los expertos en malezas, la empresa Dow AgroSciences organizó almuerzos para confraternizar entre clientes y técnicos asistentes al importante evento celebrado en la doble jornada.