Jornadas de campo

  • Más de treinta variedades en la jornada de la Cooperativa Bergthal

    Unas diez empresas presentaron sus opciones genéticas. La Cooperativa Bergthal Ltda. tuvo su día de campo sobre genética de soja el pasado 13 de enero, en la parcela demostrativa que alquila en el distrito de Raúl Arsenio Oviedo. En la ocasión presentaron treinta y tres variedades para el cultivo de la oleaginosa, entre opciones RR1 e INTACTA RR2 PRO. Además, se dio a conocer los trabajos culturales y de fertilización realizados en la superficie. Alrededor de trescientas personas, en su mayoría socios de la entidad, participaron de la jornada.

    En total fueron diez obtentores los que presentaron más de treinta variedades en la jornada de campo. El Ing. Agr. Robinson Link, del departamento de asistencia técnica de la Cooperativa Bergthal Ltda., señaló que el objetivo del evento es evaluar el potencial productivo de cada material en una época de siembra determinada. Para esta ocasión se cultivó en dos fechas. La primera se realizó el 17 de setiembre del 2016; y la segunda, el 5 de octubre del mismo año. 
    Cada parcela tiene una dimensión de 9 metros de ancho y 54 metros de largo. Para cada fecha de siembra se realizaron tres repeticiones, de modo a tener un panorama más detallado, explicó el técnico. “Cuando llegamos a la madurez final vamos a proceder a la cosecha. De cada material se extrae una muestra y se aplica los descuentos comunes que se hacen en cualquier silo de acopio. El rendimiento final se determinará por kg/ha y se publicará posteriormente al público en general, en especial a los socios de la cooperativa”.

    Link mencionó que la jornada de campo se realizó el 13 de enero, ya que en esta fecha se aprecia un llenado de granos prácticamente en su totalidad. Además, en esta época el productor puede observar la arquitectura de la planta, el ciclo, el comportamiento de las diferentes variedades y realizar una comparación de las mismas.

    Todas las variedades presentadas recibieron el mismo tratamiento, destacó. Este trabajo se realizó bajo condiciones controladas, y estuvo cargo de técnicos de la cooperativa. Link comentó que ellos son los responsables de la desecación de la parcela, la siembra, los cuidados culturales, y la cosecha. Por su parte, las empresas proporcionan las semillas y los insumos empleados en la chacra demostrativa.

    En esta oportunidad los trabajos culturales se realizaron con productos de Syngenta. Se utilizaron herbicidas, insecticidas y fungicidas de la compañía. Para la fertilización de base, el insumo fue suministrado por ECOP. La nutrición foliar se llevó a cabo con la línea Ascofol, que es distribuida en Paraguay por la firma DVA.
    Por otra parte, el técnico mencionó que en la zona de J. Augusto Estigarribia y alrededores, hubo un alargamiento del ciclo de las variedades propiciado por el clima. Señaló que en la Colonia Bergthal el grueso de la siembra inició el 20 de setiembre y se alargó hasta el 10 de octubre. “Esa soja al principio tuvo temperaturas bajas, inclusive hasta finales de noviembre tuvimos bajas temperaturas. En diciembre eso empezó a normalizarse, sin llegar a ser muy cálido. Recién ahora, en enero, el verano se hace sentir. Esto produjo un alargamiento del ciclo bastante considerable en todos los materiales, de entre 10 y 15 días. Esto tendrá una incidencia en el costo, ya que el productor tendrá que hacer una aplicación más de fungicida”. 

    Genética

    Variedades Monsoy. Sebastián Lindstrom, representante técnico de Monsanto para la región Norte de Paraguay, presentó las opciones genéticas de Monsoy. Fueron dos variedades recomendadas para iniciar la siembra, la M 6210 IPRO y M 6410 IPRO; y una de ciclo más corto, posicionada para el mes de octubre, la 6211 IPRO.

    Las variedades M 6210 IPRO y M 6410 IPRO presentan características muy similares. Ambas ofrecen excelente sanidad foliar y buena estructura de planta. La fecha de siembra recomendada para las dos es del 1 a 25 de setiembre, con una densidad de 10 a 11 semillas por metro lineal. La primera está indicada para suelos de mediana a alta fertilidad, y la segunda puede ser cultivada en todo tipo de superficies por la amplia adaptación geográfica que tiene.

    En relación a la 6211 IPRO, el técnico señaló que se adapta a suelos de media a alta fertilidad y recomiendan su siembra en octubre. La densidad poblacional para esta variedad es más alta, de 13 a 14 plantas por metro lineal. Entre sus puntos fuertes, esta opción ofrece precocidad y excelente sanidad foliar. “El potencial productivo de las tres variedades es excelente, bastante alto”. 

    Además de la presentación de variedades, en esta estación se volvió a recordar a los productores la importancia del refugio para la preservación de la tecnología INTACTA RR2 PRO. La recomendación es sembrar el 20% del total de la superficie, con una variedad RR1 o convencional.

    Agrofértil exhibió opciones de Nidera y Brasmax. Oscar Simko, asesor comercial de Agrofértil en la zona de J. Eulogio Estigarribia (Ex Campo 9) presentó los materiales de soja con los que trabaja la empresa,durante la jornada de campo en Bergthal. 

    Destacó que la BMX Brava RR (6663 RSF) es comercializado de forma exclusiva por Agrofértil en Paraguay. Esta tiene un grupo de maduración 6.3, posee buenas ramificaciones, y puede ser sembrada en suelos de mediana a alta fertilidad. Se recomienda la siembra a partir del 10 de setiembre. 

    Las opciones RR1 presentadas fueron la BMX Valente RR (6968 RSF), esta tiene un grupo de maduración 6.7, pueden ser sembradas en suelos de mediana a alta fertilidad, cuenta con tolerancia a la macrophomina, y posee buena ramificación. Recomendada para apertura de siembra. 

    Otra variedad expuesta fue la BMX Vanguarda IPRO (6160 RSF IPRO), con grupo de madurez 6.0 ideal para siembra en suelos de alta fertilidad, buen potencial productivo. Se recomienda para siembras después del 20 de setiembre. 

    Destacó la NS7209 IPRO, de Nidera Semillas, de comercialización exclusiva por Agrofértil en Paraguay. Su grupo de maduración es 6.9 y pueden ser sembradas en suelos de mediana fertilidad, posee buena ramificación. Esta variedad es ideal para apertura de siembra y están siendo sembradas en el chaco paraguayo.

    Baup Semillas con variedades RR1. Baup Semillas presentó dos opciones genéticas que ya van por su tercera campaña en el país. Se trata de la AG 6525 XI y la AG 6565 XI. Ederson Stein, del departamento de investigación y desarrollo de la firma, se encargó de explicar las características de cada una. 

    La AG 6525 XI recomendó para siembras a partir del 15 de setiembre en el departamento de Caaguazú, con una densidad de 12 plantas por metro lineal a 45 centímetros. Entre sus características, mencionó la muy buena ramificación que presenta y su alto potencial productivo.

    Con relación a la AG 6565 XI, señaló que está posicionada para abrir la siembra y trabajar con una densidad de 10 a 11 plantas por metro lineal a 45 centímetros, ya que presenta muy buen crecimiento al inicio. Este material es tolerante a macrophomina. 

    Stein también mencionó las características de dos variedades que actualmente se encuentran en fase final de registro: la 5400 IPRO y la 6400 IPRO. El primero es un material para ser utilizado al final de setiembre y durante el mes de octubre. La segunda se recomienda para cultivos anticipados.

    Dekalpar con genética de Don Mario Semillas. La empresa participó en la jornada, donde presentó dos variedades INTACTA RR2 PRO de Don Mario Semillas. El Ing. Agr. Marcos Iberbuden, asesor técnico comercial de Dekalpar, se encargó de explicar las características de estas opciones genéticas. 

    En primer lugar presentó la variedad DM 6563 IPRO, es una variedad de crecimiento indeterminado de muy buen porte, con excelente comportamiento en apertura de siembra en suelos de mediana y baja fertilidad. Destacó su alto potencial de rendimiento y su capacidad de ramificación, recomendó tener en cuenta una densidad de 10 a 11 plantas por metro lineal, de manera a que exprese al máximo su potencial productivo.

    Posteriormente habló de la variedad DM 6262 IPRO, esta es una variedad con muy buena adaptación en diferentes fechas de siembra y ambientes, está indicada para suelos de mediana-baja y alta fertilidad. La época de siembra recomendada varía de acuerdo al ambiente, en parcelas de alta fertilidad se recomienda arrancar la siembra a partir del 15 de setiembre y en áreas de media-baja fertilidad realizar la siembra a partir de la última semana de setiembre. El ingeniero señaló que es una variedad con excelente potencial de rinde y que la densidad ideal para este cultivar es de 10 a 11 plantas por metro lineal.

    Ambas variedades se encuentran en su segunda campaña comercial, la adopción por parte de los productores de la región es bastante buena. Iberbuden comentó que existen resultados de rendimientos excelentes de estas dos opciones genéticas durante la zafra pasada, y “Este año aumentó el uso de estas variedades y estamos esperando nuevamente una muy buena cosecha”. 

    Nidera Semillas exhibió cinco variedades. Nidera Semillas participó con cinco variedades comerciales en la jornada de campo. El Ing. Agr. Pascual González, representante de la empresa, dio a conocer las características y detalles del posicionamiento de la Nidera A 5909 RG, la NS 6248, la NS 6483, la NS 5959 IPRO, y la NS 7709 IPRO sts.

    La Nidera A 5909 RG es una variedad muy conocida por los productores, que goza de gran adopción. El ingeniero señaló que esta ya no requiere de presentación. En relación a la NS 6248, explicó que es un material de ciclo precoz, de muy buena ramificación y elevado peso de granos. Recomendó iniciar su siembra a partir del 5 de setiembre, con una densidad de 11/12 plantas por metro lineal.

    Otra de las opciones RR1 que presentó fue la NS 6483. Esta variedad es de ciclo mayor a la anterior, con alrededor de 130/132 días. Se posiciona para suelos de menor fertilidad y para abrir la siembra. En relación a la densidad, señaló que 10 plantas por metro lineal son suficientes para conseguir que exprese el potencial que posee. Es un material de gran ramificación y ofrece muy buena tolerancia al estrés hídrico, agregó.

    La NS 5959 IPRO ofrece muy buen peso de granos. Sin embargo existen ciertos detalles para que esta variedad pueda expresar su potencial productivo. El ingeniero recomendó trabajar con una densidad de 14 a 15 plantas por metro lineal, en suelos de media a alta fertilidad. “En esta región podemos comenzar la siembra entre 5 al 10 de setiembre. No ramifica mucho esta variedad, pero sí tiene una arquitectura foliar que facilita la penetración de productos hasta las hojas bajeras”, explicó.

    La última variedad que presentó González fue la NS 7709 IPRO sts, que tiene un ciclo de 135 días. Además de la biotecnología INTACTA RR2 PRO, esta tiene tolerancia al Metsulfuron. Este material está indicado para abrir la siembra en suelos de menor fertilidad, con una densidad de 10 plantas por metro lineal y una herramienta más para el productor que tenga malezas de difícil control.

    Variedades Sojapar. Los productores que participaron en la jornada de campo también pudieron observar las variedades Sojapar. Alfonso Guerreros, asesor de producción de semillas de Inbio, presentó dos materiales y dio las recomendaciones agronómicas para ambos.

    En primer lugar presentó la Sojapar R19, que ya está comercialmente disponible para el productor. Señaló que existen alrededor de 10.000 hectáreas cultivadas con esta opción en el país, sin embargo en la zona en la que se desarrolló el día de campo su adopción todavía es limitada. Esta variedad tiene un ciclo de madurez que va de 130 a 132 días.

    La Sojapar R24 es un lanzamiento. Actualmente se encuentra en fase de multiplicación. Esta variedad tiene un ciclo de 122 días. Guerreros señaló que ambos materiales son de crecimiento indeterminado y tienen moderada resistencia a la Macrophomina phaseolina. 

    En relación a las recomendaciones a tener en cuenta, mencionó que la densidad adecuada para la estadio de floración es de 8 a 10 plantas por metro líneal, y sugirío ajustar el inicio de la siembra en el mes de setiembre, y para siembra tardío en época normal entre el 15 de noviembre al 15 de diciembre. Con relación a la zafriña menciona que la siembra se realice entre fines de enero e inicios de febrero, teniendo en cuenta la recomendación del Senave.

    Syngenta exhibió sus variedades IPRO. La compañía presentó tres variedades INTACTA RR2 PRO. El Ing. Agr. Francesco Greco, asesor técnico de Syngenta, señaló que estas opciones genéticas se destacan por la precocidad, alta productividad, y por ofrecer flexibilidad de siembra al productor agrícola.
    En primer lugar dio las características de la Syn 13561 IPRO, que es una variedad precoz, del grupo de maduración 5.6, con aproximadamente 120 días al momento de cosecha. Mencionó que esta es una opción ideal para sembrar en octubre, con poblaciones de 12 a 13 semillas por metro lineal.

    La opción de Syngenta que se destaca especialmente por la flexibilidad de siembra que ofrece es la Syn 1359S IPRO. Esta variedad tiene un ciclo de maduración de 5.0, de unos 127 días aproximadamente. Con este material se puede arrancar el cultivo desde el 15 de setiembre. Igualmente ofrece un buen comportamiento en octubre, época en la que se recomienda disminuir la cantidad de semillas arrojadas por metro lineal. El técnico señaló que en la campaña pasada este cultivar dio un rendimiento promedio de 4.000 k/ha, en buena época de siembra.

    En calidad de lanzamiento, Greco presentó la Syn 13671 IPRO. Esta variedad está indicada para iniciar la siembra, inclusive si el productor quiere arrancar el 1 de setiembre. El material ramifica bastante y ofrece un alto techo productivo. Esta opción genética tiene las características que el productor busca: alta producción, ramificación, y buen crecimiento vegetativo. “Actualmente es el que tiene el mayor potencial entre los materiales de Syngenta”.

    Genética de TMG. El Ing. Agr. Enderson Daldin, técnico de TMG, presentó tres variedades durante la jornada de campo. La TMG 7060 IPRO, que se caracteriza por la rusticidad, lo que permite su siembra suelos de mediana y baja fertilidad. Entre sus puntos fuertes se encuentran la sanidad foliar y de raíz, y un altísimo peso de granos. Además contiene la tecnología Tecnox, que le otorga tolerancia a la roya.

    La TMG 7062 IPRO fue otra de las opciones presentadas en la jornada de campo. Esta pertenece al grupo de madurez 5.2 y se destaca por ofrecer un techo productivo muy alto. El material es resistente a la podredumbre por fitoftora. Está indicado para siembras tempranas en suelos de media a alta fertilidad. Como la anterior, esta opción tiene la tecnología Tecnox.

    Por último presentó la TMG 7262 RR, la que recomendó para utilizar en la superficie destinada al refugio de los materiales INTACTA RR2 PRO mencionados. El técnico señaló que esta variedad tiene un ciclo muy similar a las opciones genéticas anteriores y también cuenta con la tecnología Tecnox.

    Insumos

    DVA ensayó una línea de fertilizantes foliares. La parcela demostrativa de la Cooperativa Bergthal recibió el tratamiento con productos de la línea foliar Ascofol. Hernán Barúa, agente de negocios de la DVA en la zona, explicó los trabajos realizados. 
    Para el tratamiento de semillas se utilizó el producto Ascofol CoMo. Este contiene cobalto y molibdeno, además de potasio y azufre. El fertilizante mejora el sistema radicular y fomenta una mayor nodulación, gracias a las bacterias bradyrhizobium, explicó el agente de negocios.
    Durante la desecación de la parcela, junto al glifosato, se empleó el Ascofol Mn. Este contiene carga de manganeso, nitrógeno y micronutrientes. Su efecto evita que el glifosato retrase el crecimiento de la soja. Posteriormente, en la fase de floración, se aplicó el Ascofol Calcibor, que ofrece al cultivo calcio, boro, y aminoácidos. 
    Finalmente, en la etapa de cargado de granos, se aplicó el Ascofol Potasio. Además de una alta carga de potasio, este producto contiene micronutrientes, hormonas de crecimientos, y aminoácidos. 
    Todos los fertilizantes de la línea Ascofol vienen quelatados, lo que facilita su uso con otros productos. Barúa mencionó que actualmente el productor mezcla varios insumos por una cuestión de tiempo, y en ese sentido esta gama no presenta ningún inconveniente. 

    ECOP presentó su fertilizanteÓrgano-mineral. La empresa se encargó de realizar los trabajos de fertilización en la parcela demostrativa, con un productoÓrgano-mineral desarrollado de forma conjunta por ECOP y la firma Tiroleo. Durante la jornada presentaron resultados que ofrece esta tecnología e incentivaron a los productores a que la incorporen dentro de sus necesidades de insumos.
    Ramón Gauto, jefe del área de agroinsumos de ECOP, explicó las características de este producto. Señaló que el fertilizante es todavía nuevo en el mercado, y que el objetivo es que también se pueda utilizar en cultivos de maíz y trigo. “Que el productor lo conozca como un insumo estratégico”, señaló.
    El nombre comercial del producto es ECOP Bio. Gauto explicó que este fertilizante es el resultado de la unión del NPK químico, que se encuentra en una proporción del 70%; y el humus granulado, el restante 30%. 
    El humus contribuye en el aprovechamiento total del mineral en el momento de la aplicación del producto en el suelo. Genera vida, y en contacto con la humedad del ambiente, reacciona y permite que esa materia orgánica disponible oxide el mineral de forma más eficiente. “Eso se traduce en rendimiento. En parcelas experimentales tuvimos de 200 a 400 kilos más por hectárea en comparación a las parcelas en las que se aplicó fertilizante convencional”. 
    Gauto señaló que este fertilizante es un producto que responde a las necesidades reales de los productores. Explicó que ECOP trabaja y ofrece un soporte en base a análisis de suelo, de mapeo, lo que actualmente se conoce como agricultura de precisión o agricultura inteligente. “En suelos de deficiencia nutricional, este fertilizante contribuye directamente a solucionar ese problema”.

    Syngenta puso a prueba su portafolio completo. Para todos los trabajos realizados en la parcela demostrativa, desde la desecación hasta el control de insectos, fueron utilizados productos de Syngenta. Representantes técnicos comerciales (RTC) de la compañía detallaron a los productores los agroquímicos aplicados y las dosis recomendadas para cada uno.

    El Ing. Agr. Enzo Aguilar, RTC de Syngenta en la región, explicó que el campo demostrativo fue desecado con el glifosato Zapp QI. Entre las ventajas de este producto mencionó que ya viene con el coadyuvante incluido y un reductor de pH. La dosis utilizada fue de 3 litros por hectárea.

    Posteriormente se empleó el herbicida desecante Farmon, en dosis de 2 litros por hectárea. Este ejerce un segundo golpe en el control de malezas resistentes al glifosato. El producto incluye dos principios activos: Paraquat y Diquat.
    Dentro del plan de control de hierbas no deseadas también se aplicó el DualGold, que es un herbicida pre-emergente indicado para gramíneas y algunas hojas anchas. Aguilar señaló que actualmente este producto es muy utilizado para rotar los principios activos. Controla la Digitaria spp, y ofrece acción sobre las semillas de las malezas. El técnico recomendó tener en cuenta las indicaciones de Syngenta para su uso, como las condiciones climáticas favorables y un buen tamaño de las gotas. En relación a la dosis, señaló que es de 1.2 a 1.5 litros por hectárea. “Es lo que estamos recomendando a nivel de campo, y tenemos muy buenos resultados”. 

    Para el control de enfermedades, la compañía dispone de un producto recientemente lanzado. Se trata del Mazen Trio, que ya arrojó muy buenos resultados y llenó las expectativas de los productores que aplicaron este fungicida, comentó Aguilar. Las plantaciones de soja actualmente padecen diversas dolencias, y este es un complemento para las de final de ciclo, agregó.
    Dentro de la parcela demostrativa se realizó la primera aplicación de fungicida con el Mazen Trio. En la segunda se utilizó el Mazen. Ambos productos fueron empleados acompañados del Nimbus. La tercera pulverización se realizó con el PioriXtraGold, en una “Este es el posicionamiento que recomendamos en la línea de fungicidas”. 

    La línea para control de insectos de Syngenta ofrece actualmente dos nuevos productos. El Ing. Agr. Facundo Isasi, RTC de la compañía en la región, explicó el posicionamiento de ambos y mencionó los beneficios que otorga. 

    Por un lado se encuentra el Endigo, que contiene dos químicos diferentes y controla las poblaciones de chinches. El Thiamethoxam proporciona un poder residual y protege a la soja desde el interior de la planta; y el Lambda-cihalotrina, que provee el poder de contacto en el momento de la aplicación. La otra novedad es el Ampligo, un insecticida que controla todas las especies de orugas. Este producto también es una combinación de dos principios químicos: Clorantraniliprol y Lambda-cihalotrina. El primero otorga un poder residual prolongado, y el segundo se encarga del choque que fulmina a estos insectos en el momento de la aplicación. Aclaró que Syngenta recomienda el uso de este producto en bajas poblaciones, con el objetivo de que exprese todo su poder residual. “Cuando se tiene orugas más grandes o poblaciones muy grandes, la empresa recomienda limpiar la parcela con el ProclaimFit, que es un insecticida que tiene un golpe más rápido; y después de unos 10 a 12 días, entrar con el Ampligo”. 

    Timac Agro mostró un promotor de crecimiento radicular. La empresa presentó a los productores los resultados logrados mediante el tratamiento de semillas de maíz. El producto utilizado fue un promotor de crecimiento radicular y estimulador de germinación, denominado Fertiactyl SD.

    En la parada que correspondió a Timac Agro mostraron las diferencias entre la parcela que recibió el tratamiento de semilla previo y otra en la que no utilizaron el productor Fertiactyl SD. Los encargados de recibir a los productores explicaron que la inversión en este tipo de trabajos deja resultados positivos. El Fertiactyl SD es un promotor de crecimiento radicular. Básicamente ofrece hormonas y ácidos que requieren el cultivo. De esta forma la planta solo trabaja para crecer.