Artículo completo

Frutillas: Nuevas variedades e industrialización

Durante varios meses de la temporada invernal, varias comunidades de Areguá, Itauguá y sus alrededores, en el departamento Central, se convierten en una verdadera atracción para los transeúntes motivados por las frutillas. Numerosos productores se dedican a su cultivo y comercialización de la dulce fruta de invierno e instalan ferias permanentes invitando a una parada obligada. Algunos productores organizados de Estanzuela están a un paso de la habilitación de su industria y en la chacra experimentan nuevas variedades.

Las ciudades comprendidas entre Areguá e Itauguá presentan un colorido y delicioso atractivo durante el invierno, por verse copadas con ofertas de frutillas y derivados. Esto es ofrecido por productores individuales y organizados, quienes a través de sus puestos de ventas deleitan con opciones de frutas frescas y diversos postres hechos con frutilla. La temporada de mucha oferta empieza a mediados de julio y se extiende hasta octubre, incluso va hasta mediados de diciembre, señalan los productores. Este cultivo beneficia a unas 500 personas de forma directa y más de 1.500 indirectamente en esta zona de producción, considera la principal de esta fruta en el país. Las ofertas van desde frutas, tortas y hasta bebidas refrescantes. Los precios van de acuerdo a la variedad escogida, siendo la más preferida en fresco la Sweet Charlie, por su dulzura e intenso aroma. Estas cualidades la convierten en la preferida para el consumo directo. La otra variedad cultivada por los productores es la Dover. La misma posee una característica única con sabor agridulce para el deleite de algunos paladares que la escogen para su consumo o la elaboración de jugos y postres.

Delicias. Las frutillas son vendidas de forma natural y desde hace algunos años aprovechan mejor la fruta con diversas opciones, donde cada temporada presentan alguna novedad, a los visitantes desde la deliciosa mermelada, jugo, helados, licores, y las clásicas frutillas con chantilly. Se ofrecen además copas de chocolate con frutillas, además de tartas, empanadas y tartaletas. Los precios de los postres van desde 5.000 guaraníes y la fruta fresca están en el orden de 40.000 guaraníes el kilogramo.

Valor agregado. Para Carlos Quintana, un referente en la producción de frutillas, ser productor de frutilla implica esfuerzo, sacrificio, dependencia del factor climático y de los cuidados culturales para el éxito de su cosecha. Comentó que en esta temporada el periodo de siembra de las mudas tuvo un atraso de un mes, por la falta de lluvias presentadas al inicio de la siembra y post siembra. Como consecuencia esto también atrasó las primeras cosechas, pero la producción lograda actualmente es excelente, ya que el periodo de bajas temperaturas este año fue de suma importancia para las primeras recolecciones. “Esperemos que el frío se extienda al máximo, de esta forma la cosecha de frutilla se prolongará también y contaremos con muchas más frutas”, expresó.

Aseguró que esto permitirá mayor cantidad de frutas y precios más bajos para los consumidores e industrias que buscan materia prima más accesible para industrialización. Mencionó que la Asociación de Productores de Frutilla y Afines de Estanzuela de Itauguá se encarga de la venta directa a las industrias lácteas que van en busca de la fruta. “Para nosotros es importante manejar el mercado y la comercialización directa de la frutilla, pues permite una ganancia mejor al productor”, comentó. Con una inversión de 2.000 millones de guaraníes entre la Municipalidad de Itauguá, la gobernación del departamento Central y el Ministerio de Agricultura y Ganadería, actualmente cuentan con una infraestructura propia para la industrialización de frutilla. En la misma disponen de ollas y cámaras especiales para almacenamiento, una con la capacidad de 10.000 kilogramos y la segunda de 20.000 kilogramos para mantener. El objetivo para este año es innovar con todos los productores, para que los mismos puedan industrializar su producción y contar con una marca, ya sea para la elaboración de dulces, pulpas o en congelamiento natural, pues existe una demanda de restaurantes que prefieren de esta manera la fruta. “Estamos esperando nuestros permisos del Instituto Nacional de Alimentación y Nutrición (INAN) y los registros correspondientes para que podamos estar habilitados”, aseguró.

Nueva variedad. Quintana y otros 5 productores están experimentando el cultivo de una nueva variedad en sus parcelas. Es la denominada Darbo Prim, se encuentra en fase de prueba, pero en las primeras cosechas realizadas otorga un rendimiento superior a la Sweet Charlie, la cual permite una producción de unos 500 gramos por planta. La característica principal de esta variedad es la fruta alargada y mayor tamaño. Según Quintana, el costo de la producción es igual a las demás variedades, pero su potencial de rendimiento y su resistencia a ácaros y enfermedades como la antracnosis podría situarla entre las favorita para la producción en un futuro. “Generalmente buscamos la variedad que se adapta en el suelo con la micro cuenca que tenemos con el lago y la característica de producción que tenemos es optima. Queremos mejorar el ingreso del productor, por ello estamos pensando en distribuir mas plantínes a los asociados para que puedan producir y ver las opciones”, dijo. El costo de la producción es elevado y está entre los 100.000.000 y 120.000.000 de guaraníes por hectárea. No todos los productores pueden lograr contar con esa suma y van realizando de acuerdo a sus posibilidades en áreas de un cuarto y media hectárea. Explicó que de acuerdo a la variedad, la inversión es más elevada, siendo la Sweet Charlie la de más alto costo, pues la misma es adquirida Argentina. La Dover es la variedad más rentable hasta el momento, ya que las mudas son producidas a nivel local, el precio de los plantines oscila en torno a 900 guaraníes y la Sweet Charlie a un costo de 1.350 guaraníes. No obstante Quintana también se encuentra realizando pruebas en su finca con otras variedades la Early Brite, Camino Real y una variedad brasilera que también está siendo probada como la Darbo Prim. En cuanto al manejo del cultivo comentó que la producción se desarrolla sobre la base de fertilizaciones naturales como estiércol de vaca, gallinaza, harina de hueso, cascaras de arroz, carbonilla, ceniza y otros nutrientes beneficiosos para que la planta logre una producción óptima. El productor mencionó que son capacitados a través de diversos cursos brindados por profesionales, sobre tecnificación y buenas prácticas de producción que puedan beneficiar a los agricultores en mejoras en su producción, ya que el fruto es el sustento de cada familia.

Autor

RevistaCampo

Revista de agronegocios con años de trayectoria en el mercado. Contamos con una tirada mensual de 6.000 ejemplares distribuidos en forma gratuita en todas las zonas de producción del país.

Comentarios