Actualidad

17/08/2020

Soja embarcada a la espera del caudal navegable

Unas 150 mil toneladas de soja ya embarcadas esperan el caudal necesario de agua para proseguir la navegación, según expresó el Director Ejecutivo de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), Hugo Pastore, conforme un material de divulgación del gremio agroexportador dado a conocer este mes. En efecto, para que este volumen de soja embarcado en 7 convoyes sea exportado, es preciso que la Itaipú Binacional realice ajustes necesarios para el aumento de la producción de energía, que ayudará a su vez a liberar un nivel superior de agua que permitirá la exportación de los granos de soja. Pastore indicó que se viene trabajando de cerca con la Cancillería Nacional para el desarrollo de una agenda que permita las exportaciones de productos que beneficiarán a la economía local. Comentó que en caso de que estas 150 mil toneladas sean exportadas, quedará un stock de 600 mil toneladas de la oleaginosa que deberán ser enviadas durante los próximos meses a través del canal logístico del río Paraná. Capeco, junto al Gobierno, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, en conjunto con la Comisión Mixta Paraguayo-Argentina del Río Paraná (Comip), la Itaipú Binacional, la Entidad Binacional Yacyretá y otras instituciones estatales, permitió meses atrás establecer las condiciones adecuadas para la navegación, que ayudaron a salvaguardar las exportaciones de alimentos y dotar con ello de un dinamismo a toda la cadena de valor agrícola, la más importante de la economía nacional, informó el gremio. 

Algo de mejora

Con 327.753 toneladas procesadas, este mes de junio fue mejor, tanto si se compara con el valor del 2019, como con el promedio de los últimos tres años para este mes, informó la Cámara Paraguaya de Procesadores de Oleaginosas y Cereales (Cappro) en su boletín mensual al cierre del primer semestre. En tanto, en estos seis meses la molienda total de oleaginosas alcanzó 1.665.920 toneladas, lo que representa una caída de 10% con relación al volumen promedio de los últimos 3 años para los seis primeros meses del año, y de 138.691 toneladas con relación al 2019. Con respecto a la utilización esta aumentó hasta el 71 %. En efecto, la molienda de soja acumulada al cierre del primer semestre de este año representó una utilización del 71% de la capacidad nominal de las industrias aceiteras nacionales en este periodo. Esto implica una mejoría de 3 puntos porcentuales con relación al cierre del pasado mes de mayo, aunque se mantiene por debajo del 76% que se había registrado en el primer semestre del 2019. Considerando este dato, resulta complicado conseguir una recuperación en lo que queda del año, que vuelva a ubicar a la utilización en niveles similares a los del año pasado, ya que el margen para descontar la diferencia de principio de año se acorta conforme pasan los meses, además, las condiciones locales ni las internacionales generan expectativas favorables que lleven a aumentar los días de molienda en el año, señaló en otro párrafo el documento.