Agronegocios

12/10/2020

Buen desempeño en temporada 2020

EVALUACIÓN DE MAÍZ ZAFRIÑA - El maíz zafriña cerró su campaña, dentro de todo, con buen desempeño, según la evaluación realizada por Fabián Pereira, directivo de la firma GPSA, quien además indicó que el rubro ratificó su importancia en ciertas regiones. Recalcó la necesidad de emplear tecnologías adecuadas para cada situación y la posibilidad de acceso del pequeño agricultor a las innovaciones para mejorar sus niveles de ingreso.

El profesional ingeniero agrónomo y empresario estimó que el maíz de entre zafra o de segunda como se lo conoce también tuvo un desempeño bueno. Con una siembra estimada en torno a las 900 mil ha, superando así a otros años. A esto se complementó un mercado importante, en un área “bastante fuerte” y con mucha concentración hacia la zona norte, en el área de influencia del Paraná, aunque también yendo hacia San Pedro. “Desde San Alberto (Alto Paraná) para arriba, mucho en Katueté (Canindeyú) y bastante hacia San Pedro”, expuso.
Reconoció que el comportamiento del grano fue bueno incluso soportando exigencias climáticas, con “una presencia de cierta sequía dando vueltas por ahí, especialmente en las zonas más norteñas” e incluso escapando de las pocas, pero presentes, heladas de la temporada. En materia de precios, tras un buen primer momento, el exceso de oferta en el mercado posiblemente incidió a la baja, sumado a la coyuntura inusual de una pandemia por Covid-19, con las secuelas que trae aparejado este escenario. “Con todo eso se pudo generar alguna rentabilidad, dentro de la producción”, adelantó.
Recalcó que el maíz, dentro de todo, este año se “comportó bastante bien, en promedio”. Indicó que se trabajo para adaptar ciertos híbridos que permitan ir identificando y seleccionado materiales que respondan a las necesidades actuales. 

Entre los puntos altos, reconoció que, gracias a este trabajo, varios cultivos presentaron tolerancia a “cigarrita”, plaga que genera no pocos dolores de cabeza al productor. “Quizás este año se pudo optar por nuevos híbridos que escaparon de esa incidencia”, afirmó. También adelantó que se puede hablar de cierto margen de ganancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fabián Pereira, directivo de la firma GPSA.

San Pedro, nueva “cuenca”
Sostuvo que en esta parte de la Oriental, el maíz tuvo igualmente un desempeño bueno. “Son costos diferentes y quizás se requiere de otro tipo de híbrido, como de menor tecnología, dependiendo de las características de la zona. Ello supone menor inversión y, por ende, un punto de equilibrio más apto o quizás no tan alto para permitir ‘empatar’ al productor. Por lo que vimos, la producción promedio en esa zona estaba cerca de 6 mil kg/ha, en áreas importantes”, mencionó y valoró el nivel obtenido para pensar en ganancia. “Compensa de cierta manera, dentro de todo, para llegar a una rentabilidad, por más pequeña que sea, pero que genera rentabilidad. San Pedro es una región muy amplia y apta para generar maíces de media tecnología, pero con buena productividad y, por sobre todo, con bajo riesgo por la incidencia de las heladas”, complementó. Un maíz de media tecnología en esa región sampedrana está en torno a 4,2 mil kg/ha. Y con una productividad de 5,5 a 6 mil kg/ha, a un precio de 100 dólares en promedio, se logra casi 1,5 tonelada de rentabilidad. “El productor estaba recibiendo cerca de 110 dólares por tonelada. Estamos hablando entre 150 y 170 dólares por ha de rentabilidad por ha. Permitiendo que el productor tenga un ingreso extra, porque en la mayoría de los casos, de un cultivo de maíz no se paga un alquiler. Mientras, con una rentabilidad por más mínima que sea ya genera un aporte a la rentabilidad anual, además de beneficiar con la rotación de cultivos”. Dicho esto, añadió que la respuesta que está trayendo el híbrido hace que más gente se vuelque al rubro. Y en gran medida, seguida de grandes inversiones como la de Industria Paraguaya de Alcoholes S.A (Inpasa). “Eso se notó más aún ahora por la presencia de compradores importantes, como es la fábrica de Inpasa. Anteriormente todo ese maíz era llevado al mercado brasileño, incluso hasta ahora va una parte. Solo que en este último tiempo, con la presencia de la fábrica, colaboró mucho para que esa producción no vaya hacia el Brasil y se quede para ser procesada en la región”, indicó. Instó igualmente a buscar la tecnología, pero identificando la más adecuada para posicionar según cada zona.