Agronegocios

21/10/2020

Cooperativa Raúl Peña celebra 30 años de continuo crecimiento

Al servicio del socio productor - La Cooperativa de Producción Agropecuaria e Industrial Raúl Peña Limitada celebra 30 años de vida institucional llevando a cuestas una rica historia. Desde sus orígenes tiene como foco principal contribuir activamente con el desarrollo de la región a través del esfuerzo de su gente, cuya importante labor en la cadena productiva permitió generar nuevas oportunidades con miras al crecimiento futuro. En la actualidad, la experiencia obtenida a lo largo del tiempo se ve reflejada en el compromiso de seguir brindando a los socios el apoyo necesario para alcanzar sus propias metas y así asegurar el sustento de las familias.

Toda institución prestigiosa tiene su origen, y por más humilde que este sea, no se puede negar que para lograr un crecimiento a gran escala primero es necesario contar con un grupo humano capaz de dar riendas un determinado proyecto y afrontar con valentía los desafíos que puedan presentarse en el camino. Es así como el 8 de setiembre de 1990, gracias a la destacada participación de 131 agricultores -unidos por un noble propósito-, nace una nueva empresa en la pujante zona de Raúl Peña, distrito ubicado en el Sur del departamento de Alto Paraná. La entidad social, más tarde formalizada bajo el nombre de “Cooperativa de Producción Agropecuaria e Industrial Raúl Peña Limitada”, llegó para paliar las distintas necesidades del sector productivo facilitando el acceso a los insumos y herramientas vitales para llevar a cabo las labores del campo, y ofreciendo financiamiento y apoyo económico a sus asociados de modo a contribuir con el sustento de sus respectivas familias. 

 

 

 

 

 

Valdir Wottrich, presidente de Raúl Peña Limitada.

Tras superar un breve periodo de adaptación en los primeros años, la cooperativa pasó a convertirse en actor clave en el desarrollo de la región y fue ganando la confianza plena de los productores debido a su óptima gestión, siempre respondiendo eficazmente a las exigencias del momento y demandas del mercado. El compromiso se tradujo en la construcción de un silo cuya capacidad de acopio de granos asciende a las 52.000 toneladas (con planes de ampliar a 70.000 toneladas), además de la incorporación de otros servicios de carácter indispensable como ferretería, atención veterinaria, asistencia técnica integral en las fincas, supermercado, estación de servicio del emblema ECOP, etc. Hoy día, los objetivos principales están abocados en consolidar la imagen de la cooperativa para que todos los socios obtengan más rentabilidad en la comercialización de los productos tradicionales (soja, trigo, maíz, canola, girasol y la venta de la producción láctea), mejorar continuamente los servicios prestados a la comunidad y mantener un enfoque de protección al medio ambiente. Esta estricta línea a seguir viene desde el comité directivo, partiendo de la visión del actual presidente, el Sr. Valdir Wottrich, que asegura sentirse orgulloso del progreso registrado a la fecha a pesar de los altibajos propios del rubro. Durante una visita a la Cooperativa Raúl Peña, conocimos en detalle las instalaciones y a las personas que forman parte de la gran familia, encargados de mover los hilos de una estructura seria, responsable, solidaria y solvente que trabaja a diario -incluso en tiempos de pandemia- sin bajar los brazos velando por el bien común de los asociados. 

“Este proyecto surgió a partir de las necesidades de los agricultores de la zona, y si bien los primeros años representaron todo un desafío, conforme crecía el número de socios tanto la infraestructura como la calidad de los servicios fueron mejorando a fin de atender con mayor eficiencia los pedidos del productor y acompañar su crecimiento en cada etapa”, afirmó Valdir Wottrich. El 30 aniversario de la Cooperativa de Producción Agropecuaria e Industrial Raúl Peña Limitada llega en un momento complejo pero a la vez importante, ya que la pandemia de COVID-19 exige encontrar alternativas para fortalecer la cadena de valor, por ello al margen de tomar las precauciones correspondientes en términos de protocolos sanitarios, la institución también redobla sus esfuerzos en plena crisis elevando un mensaje esperanzador que se centra en la unidad como pieza fundamental con miras a superar el escenario sin precedentes que nos toca vivir, donde las actividades ligadas al campo (agricultura y ganadería) emergen como protagonistas en la reconstrucción de la economía nacional e internacional. “Estamos cumpliendo todas las medidas sanitarias establecidas y nuestro principal deseo es cuidar la salud y bienestar de las personas”, manifestó Valdir. 

 

 

 

 

 

 

Joyce Linhar y Norberto Rediess.

Jóvenes promesas del campo
La Cooperativa Raúl Peña da especial énfasis a la juventud, incentivando a que más jóvenes se involucren en las labores del campo en sintonía con la paulatina incorporación de nuevos elementos tecnológicos y herramientas de vanguardia en las etapas de producción. En tal sentido, una muestra de la confianza de la entidad por el segmento juvenil es Anderson Bruisma, hijo de uno de los socios fundadores, que con 23 años ha decidido trabajar al lado de su padre. “Siempre escuchamos que los jóvenes somos el futuro, sin embargo la realidad es que somos el presente, y por ende debemos encarar los desafíos ahora”, expresó. Según Anderson, actualmente disponen de aproximadamente 400 hectáreas -de las cuales él maneja 24- donde cultivan trigo, maíz y soja. En cuanto a las ventajas que ofrece la cooperativa, sostuvo que sirve de auxilio y apoyo incondicional durante la producción a través del asesoramiento de los técnicos y los insumos al alcance de la mano. “La ayuda que nos brindan es muy útil y contribuye a nuestro crecimiento; desde el principio la cooperativa me recibió de buena manera agilizando los papeleos y trámites, para luego comenzar a trabajar juntos”, puntualizó.

 

 

 

 

 

 

Anderson Bruisma, hijo de uno de los socios fundadores de la cooperativa.

Proyecto forestal con fines de aprovechamiento
La apuesta por la diversificación también está presente dentro de los objetivos y la implementación del sistema silvopastoril figura como la opción más viable por sus beneficios en rentabilidad, sustentabilidad y bienestar animal. La ingeniera agroambiental, Carla Kolling, responsable del área de Reforestación con Fines de Aprovechamiento de la Cooperativa Raúl Peña, explicó que la iniciativa prevé fomentar la diversificación productiva en el campo instando a que más socios conozcan las ventajas del mencionado sistema y específicamente las bondades del eucalipto, una especie adaptada a las prácticas silvopastoriles dado que tiene copas estrechas que permiten la penetración de una cantidad razonable de luz directa o difusa hasta el nivel del suelo posibilitando el crecimiento de plantas forrajeras -siempre que el esparcimiento sea correcto y el manejo apropiado-, y además proporciona sombra a los animales y su madera puede ser aprovechada al máximo. En zonas aledañas a la Cooperativa Raúl Peña están disponibles parcelas demostrativas para que los socios se acerquen y observen los pormenores y resultados del innovador sistema. Asimismo, desde la entidad proporcionan asistencia técnica a los productores junto con las recomendaciones adecuadas para sacarle mayor provecho a sus recursos y así generar más beneficios económicos a mediano y largo plazo.


 

 

 

 

 

Carla Kolling, responsable del área de Reforestación con Fines de Aprovechamiento de la Cooperativa Raúl Peña.