Actualidad

30/06/2020

Actualidad

Bajo rendimiento inicial del maíz y buen desarrollo de trigo

La calidad del maíz es buena pese a los bajos rendimientos, según informó el boletín de la Unión de Gremios de la Producción (UGP). En efecto, algunas parcelas de maíz están en proceso de cosecha con una calidad de grano excelente, pero los rendimientos son generalmente bajos, según reportes de productores del país. La baja en los rindes se dio por la sequía que se tuvo entre los meses de febrero y marzo. “Por aquí aún no llegamos ni al 10% de la cosecha, sin embargo, notamos que la calidad del grano es muy buena, no así los rendimientos que, por esta zona al menos, estarían a lo sumo entre 3.000 kg/ha y 4.000 kg/ha”, indicó Aurio Frighetto, representante de la Coordinadora Agrícola del Paraguay, filial Alto Paraná. En tanto, Cristi Zorrilla, representante de la filial Caaguazú, dijo que por su zona todavía no se está cosechando el maíz, pero el cultivo está culminando el ciclo de cargado de granos. “Hay un pequeño porcentaje de parcelas que aún no completó el ciclo, pero en general se está llegando a llenado de granos total y esperamos que el choclo se seque para empezar la cosecha. Lastimosamente aquí hay rindes bastante bajos, como 2.500 kg/ha y lo máximo que se alcanzaría serían 5.000 kg/ha”, explicó. Por el Sur, sin embargo, los rendimientos son un poco mayores. “Estaríamos alrededor de los 7.000 kg/ha. Se empezaron a cosechar durante los días que hubo sol, pero luego paró por las lluvias. Los rindes por aquí son muy variados, depende mucho del manejo de los cultivos, las variedades (si son o no resistentes a sequía) y muchos otros factores”, señaló Lauro Fischer, técnico agrícola de Itapúa. En tanto, el clima actual es ideal para el buen desarrollo primario del trigo. “Los días de calor y vientos del Norte que tuvimos, hicieron que nos preocupáramos un poco por el cultivo. Sin embargo, luego de estas lluvias y temperaturas bajas, el cultivo fue mejorando”, concluyó Zorrilla, según el reporte periódico de la UGP.

Más flexibilidad de créditos

Como una forma de paliar las secuelas negativas de la pandemia provocadas por el coronavirus tipo Covid-19, desde la Asociación de Productores de Soja, Cereales y Oleaginosas del Paraguay se solicitó al gobierno mayor flexibilidad en los créditos, según informó el diario Última Hora. En efecto, en nota al vicepresidente de la APS, Karsten Friedrichsen, indicó que los niveles actuales de las tasas de interés no se adaptan a las necesidades de los productores. Salvando las distancias, el directivo comparó situaciones de productores locales como los de Estados Unidos y de Europa, pues en el escenario local, solo aquellos agricultores que pueden cumplir con los requisitos por la situación que pasan, en el mejor de los casos acceden a un interés entre 7 % y 8 %, sin contar con otros cargos que incluyen las entidades financieras y que terminan por alcanzar los dos dígitos, frente a los 2,5 % que reciben los productores norteamericanos y europeos. “En el mejor de los casos, resulta seis veces más costoso solicitar préstamos en Paraguay”, indicó el directivo, conforme la nota de Última Hora. Sugirió tener en cuenta el pedido al administrar un fondo de US$ 361 millones. El diario igualmente recordó que el precio de la soja no cumplió con las expectativas de los agricultores para esta campaña, al ubicarse 6,7 % menor de lo que se esperaba en principio.

Navegabilidad, prioridad para envíos de cereales y oleaginosas

Establecer líneas de trabajo en conjunto con las autoridades nacionales para crear las condiciones favorables para una mejor navegabilidad es la prioridad del nuevo presidente de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco), César Jure, según un informativo institucional difundido. Este gremio realizó recientemente su asamblea, resultando electo César Jure, quien ya en el pasado ocupó el cargo. Según el informativo, el titular de este cuerpo de agroexportadores expresó que se realizó recientemente una acción muy positiva con el apoyo de las autoridades nacionales, por medio de la cual la Itaipú Binacional y la Entidad Binacional Yacyretá realizaron un manejo de caudales para elevar el nivel del agua en un tramo del río Paraná, lo que permitió la salida de más de 200 mil toneladas de soja cargadas en varios convoyes de barcazas, que estuvieron demoradas más de dos meses. Considerando que en el futuro las condiciones climáticas no serán favorables, Jure espera que se pueda repetir este tipo operación en forma programada, de modo a permitir que nuestros productos agrícolas puedan ser exportados y mantener así el flujo de ingreso de divisas y, en consecuencia, dar dinamismo a la reactivación económica del país. “Vamos a seguir trabajando en la misma línea de la anterior directiva, teniendo como prioridad el trabajo para crear condiciones para el desalijo de los productos. Es un año de por sí bastante difícil, debido a la pandemia que se complica aún más con la situación de los ríos, pero debemos trabajar juntos para establecer un mecanismo que favorezca la salida de los productos”, expresó. Aseguró que esta operación se realizó sin afectar la capacidad de generación de energía de ambas entidades, pues se viene registrando una disminución de demanda de energía en ambos países y a la fecha los niveles de embalse están restablecidos. Jure igualmente dio a conocer otras líneas de acciones de su nuevo periodo al frente de Capeco, entre ellas, seguirá trabajando para habilitar nuevos mercados para las oleaginosas y cereales paraguayos, con el fin de diversificar aún más los destinos; la continuidad de programas de investigación con apoyo o iniciativa propia del gremio, como el Programa de Investigación de Trigo, en conjunto con el Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria (IPTA) y el Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio), que seguirá enfocado en desarrollar nuevas variedades que se adapten a las condiciones locales, o la profundización de estudios en el Chaco en busca de nuevas variedades de soja que puedan mejorar su adaptación a las condiciones de la región, que les expone siempre a un elevado estrés hídrico y calórico; así como el Programa de Responsabilidad Social “Nutrición con Soja” sigue su firme propósito de promover y capacitar a la población en el uso de la soja en la alimentación cotidiana. Jure finalmente agradeció a su antecesor, José Berea y a toda su comisión directiva por el protagonismo gremial en el quehacer económico del país.

Mercados del sudeste asiático en la mira de la industria cárnica

La Cancillería Nacional, el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Animal (Senacsa) y miembros de la Cámara Paraguaya de Carnes (CPC) establecieron destinos para intensificar las gestiones de apertura para la exportación de carne paraguaya. El sureste asiático es uno de los principales destinos cuya habilitación es inminente. Se suman además Sudáfrica y Canadá, según un informativo del gremio de frigoríficos local. Conforme el texto, abrir estos mercados constituye las vías más importantes para que la industria paraguaya se reactive y genere el efecto multiplicador en la economía local. Estas plazas surgen como una alternativa a China, donde Paraguay aún no está habilitado. En tanto, las embajadas paraguayas en India, Japón y Corea, se han comunicado con todos los servicios sanitarios, con las instrucciones y el apoyo de Senacsa para propiciar las conversaciones y así comenzar la exportación de carne y de harina de hueso bovino en Tailandia, Malasia y Myanmar. Las gestiones se realizan a pesar de que Paraguay no tiene representación diplomática en ellos. Las misiones diplomáticas también se dan con Indonesia, Vietnam, Filipinas y Singapur, donde el interés sería la compra de pollo, cerdo y carne bovina. Emiratos Árabes Unidos es otro destino con quienes se están acelerando las negociaciones. Un aspecto positivo según la CPC es la recuperación inicial que se está registrando en cuanto a envíos en los destinos en donde la actividad diaria se está reactivando, tras verse afectada en estos últimos meses por las medidas sanitarias ante la pandemia de la Covid–19.