Artículo completo

Orientan sobre Mitigación y Gestión de Riesgos de Plaguicidas y LMRs

La Cámara de Fitosanitarios y Fertilizantes (Cafyf) y CropLife Latin América junto al Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave) desarrollaron dos talleres sobre Mitigación y Gestión de Riesgos de Plaguicidas Altamente Peligrosos (HHPs) y Límites Máximos de Residuos de Plaguicidas (LMRs). Las jornadas fueron desarrolladas en Asunción en 7 y 8 de noviembre. La primera en la Quinta Ycua Sati y la segunda en el local de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco). Durante el primer taller fueron debatidos sobre los Principios para la Mitigación de Riesgo de Plaguicidas Altamente Peligrosos, más conocidos por sus siglas en inglés como HHPs; Casos Exitosos en Gestión de Riesgos y Cómo Reducir la Exposición, con las disertaciones de Mauricio Rodríguez, director de asuntos científicos de CropLife para América Latina; Gabriela Briceño, gerente de Stewardship de CropLife Latin America y Leticia Martino, jefe de Asuntos Regulatorios y Stewardship de Syngenta Paraguay. En la oportunidad, Mauricio Rodríguez manifestó que con este taller buscan contribuir al esfuerzo del Senave y otras autoridades de Paraguay para el control de estas sustancias. “Es importante entender como estos principios rigen, no solo desde la perspectiva de la industria, sino de las organizaciones multilaterales como la FAO, la OMS y otras”, dijo. Durante su presentación hizo énfasis sobre cómo funcionan los instrumentos de mitigación de riesgos, que son los registros de los defensivos agrícolas, etiquetas y otras medidas. También destacó sobre la responsabilidad compartida de todos los actores, ya que la FAO en su código internacional hace referencia a que todos, quienes forman parte de la cadena agroalimentaria, deben jugar un papel en mitigar los riesgos asociados en el uso de sustancias químicas, con lo cual la responsabilidad es de los productores, autoridades, distribuidores y los mismos consumidores. Mencionó que la industria por su parte tiene la posibilidad de proveer cada vez mejores tecnologías, buscar a través de la investigación y el desarrollo, productos de protección de cultivos cada vez más amigables y sostenibles par el ambiente y más inocuos para la salud humana. “Esto solo se logra cuando en los países hay un ambiente regulatorio que apoye y estimule la innovación y la inversión, que facilite y se incorpore nuevas tecnologías en el país. Las normativas y las regulaciones es lo que facilitan que los productos lleguen a los agricultores”. Asimismo dijo que a través de las buenas prácticas que apliquen los agricultores se puede controlar mejor el uso de los Defensivos Agrícolas. Por su parte, Gabriela Briceño, Gerente de Stewardship de CropLife  LatinAmerica, presentó los programas de Responsabilidad Social y Educación de CropLife que son Campo Limpio y CuidAgro y compartió experiencias de otros países.  También destacó la responsabilidad compartida de todos los actores de la sociedad para el uso seguro de los defensivos agrícolas. Por su parte, la Ing. Liz Rojas, directora ejecutiva de Cafyf, destacó que ambas jornadas se realizaron a instancia del Senave, lo cual es muy importante, porque sobre ambos temas vienen trabajando en forma conjunta tanto con Senave, otras instituciones públicas, gremios y cámaras.

Medidas de Mitigación de los LMRs

Medidas Mitigación en Límites Máximos de Residuos (LMRs) fue el tema de disertación de Leticia Martino, jefe de asuntos regulatorios y stewardship de Syngenta para Paraguay y Bolivia. Explicó que los LMRs son valores establecidos y legales. Se basan en ensayos de residuos que se realizan en cada cultivo o en cada ingrediente activo. Mencionó además que los LMRs proponen los fabricantes de las moléculas. “Las empresas de investigación y desarrollo hacen estudios, proponen los límites máximos de residuos, sobre la base de sus estudios de residualidad, que hacen a campo y eso es evaluado por la autoridad competente que es el Senave”, enfatizó. Explicó además que los ensayos de residuos están sujetos a normas internacionales estandarizadas, para que el resultado logrado en Paraguay sea igual en otro país. Entre los bene cios de los LMRs, explicó que promueve el libre comercio entre países, porque ponen las reglas claras, están basadas en la ciencia y toman como principio básico la evaluación de riesgo. Martino explicó que en la actualidad, fundamentalmente en Europa y Estados Unidos, están vigentes los estándares secundarios, que son Límites Máximos de Residuos,  jados por los supermercadistas, que varían entre el 50% y el 80% del valor de los Límites Máximos de Residuos legal establecido bajo normas cientí cas. “Tenemos un estándar secundario, que si queremos vender a ese supermercado debemos cumplirlo”, dijo. Comentó que estos estándares secundarios se crean para satisfacer la necesidad del consumidor de sentirse seguro. Sin embargo, no están basados en la ciencia, se basan simplemente en el comercio, porque buscan una ventaja competitiva. “Dan una falsa apariencia de seguridad, que hace que el consumidor quiera pagar, aunque en realidad no le esté dando un valor agregado”, dijo. Recordó además que cada vez aparecen más exigencias, que nada tienen que ver con lo científico ni con lo legal, pero sí le pone trabas al productor que tiene que preocuparse además de los la producción propiamente de otros factores. Los impactos. Entre los impactos de estos nuevos escenarios, Martino dijo que el consumidor presta más atención a lo que consume, el productor también cómo produce, pero al ser tan estrictas las exigencias quedan muy pocas herramientas, que hace que aparezcan las resistencias. También falta de transparencia y reglas claras. “En el futuro cada vez esto va a ser un problema mayor, no podemos luchar científicamente, porque se basa en el miedo y la falsa sensación de seguridad. Más que nada está dirigido por intereses comerciales”.
Medidas de Mitigación. En cuanto a las Medidas de Mitigación propiamente, Martino recomendó leer las etiquetas de los defensivos agrícolas de tal manera a aplicar la dosis correcta, respetar los periodos de carencia y la época de aplicación.

Límites Máximos de Residuos

Durante el segundo taller, Mauricio Rodríguez explicó que los Límites Máximos de Residuos de Plaguicidas (LMRs) son parámetros que se utilizan como seguridad de los alimentos, porque indican que los mismos fueron producidos con buenas prácticas agrícolas. “También son denominados tolerancia de exportación y significa que son las cantidades o residuos de defensivos agrícolas que son admisibles por las autoridades de diferentes países a la hora de importar los productos”.
Mencionó que hay diferentes reglas de juego en los distintos países, no hay una armonización, y los productores y exportadores tienen di cultades para lograr cumplir estas condiciones en los distintos países. Destacó que este tema es muy relevante, más aun que desde el próximo 10 de noviembre Europa pone en vigencia nuevas regulaciones sobre los LMRs, que puede traer un gran impacto socio económico en los países cuyas economías depende, en gran medida de la agricultura.

Autor

RevistaCampo

Revista de agronegocios con años de trayectoria en el mercado. Contamos con una tirada mensual de 6.000 ejemplares distribuidos en forma gratuita en todas las zonas de producción del país.

Comentarios