Artículo completo

Propiedades de la hoja de guayaba

El médico clínico Javier Cubas, especialista en terapia intensiva de adultos, compartió con el auditorio su experiencia con el uso de la hoja de la guayaba en el pie del diabético. “En el interior del país, principalmente, se observa que las personas utilizan la hoja de la guayaba para distintos tipos de aplicaciones terapéuticas. Entre ellas siempre me ha llamado la atención la capacidad de la hoja de la guayaba de subyugar la diarrea y también su uso externo. Es una tema que amerita que se realicen más estudios”, expresó. Comentó que la guayaba o Psidium (Myrtácea) es un árbol perenne de 1 a 4 m de altura, con tallo leñoso, tortuoso corto y ramificado desde muy temprano, con la corteza marrón pálida, que se desprende en delgadas escamas. Sus hojas son gruesas, algo duras, presentan inflorescencias blancas, pubescentes. Sus frutos son unas bayas periformes u ovaladas o globulosas, con pericarpio amarillo y pulpa roja punzó. Es una especie naturalizada, procedente de América Central: ruderal, distribuida en nuestra geografía en los departamentos de la Región Oriental. Durante el simposio el profesional realizó una revisión bibliográfica sobre la composición química y los efectos fisiológicos que tiene la hoja de la guayaba sobre la úlcera del pie del diabético. En este aspecto, mencionó que la historia menciona algunas experiencias sobre el uso que se le dio a las hojas de esta planta en tiempos precolombinos, para los tratamientos de todo lo que denominaban llagas (úlceras o heridas de la piel). También se utilizó como astringente, anti disentérico y otras enfermedades de la piel. Existe referencia bibliográfica del año 1864 sobre el uso terapéutico de la guayaba. Con relación a la composición química indicó que hay dos puntos que llaman la atención. Como todo organismo viviente la planta tiene muchos compuestos químicos. “Esto que muchas veces lleva cometer el error de pensar que una planta es una panacea. Pero cada planta tiene una concentración mayor o menor de cierto componente, que la hace más apropiada para un uso determinado”, agregó. En el caso de la guayaba, destacó que es importante enfocarse en el tanino y aceites esenciales. La concentración de principios activos de la hoja tiene una importante variación, dependiendo de la parte de la planta, época del año, la especie, variedad y la geografía donde crece la planta. Afirmó que el tanino se encuentra en las hojas hasta un 10% y hasta un 3% de aceites esenciales. Por medio de numerosos estudios realizados fueron descubiertas las propiedades antibacterianas que posee el extracto acuoso de la hoja de guayaba, lo que se conoce como decocción. Se realizaron experimentos con animales y se observan un efecto inhibitorio del crecimiento bacteriano sobre bacterias que son potencialmente nocivas para el ser humano. Se pudo determinar que gran parte de la hoja de las propiedades de la hoja de esta planta se le debe a un componente de los aceites esenciales, el flavonoide conocido como Quercetina y los taninos. Además se descubrió que la infusión de hojas de guayaba tiene propiedades antidiarreicas. Otra de las propiedades medicinales de la hoja de guayaba, es que es hipoglicemiante por la posibilidad de disminuir el azúcar en la sangre, antiagregante plaquetario, antierpético, antiproliferativo y de sedante suave. Pero este es un tema que merece ser estudiado con mayor profundidad. El consumo exagerado puede tener efectos negativos. No se aconseja su uso durante el embarazo, la lactancia y en niños menores de un año.

Recomendación de uso. Javier Cubas manifestó que las hojas tienen propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y cicatrizantes, por lo que es muy útil para el tratamiento de ciertas heridas. En cuanto sus experiencias sobre el uso de la planta para el tratamiento de las lesiones del pie del diabético,afirmó que se observan buenos resultados con la decocción de 20 gramos de hojas de guayaba en medio litro de agua haciendo hervir aproximadamente por tres minutos. El resultante es un líquido de color marrón sabor amargo y ácido. Se le agrega vinagre de manzana y eventualmente sal, además se recomienda proteger de la luz. Con el resultado, se debe embeber un paño y aplicar sobre la lesión, o si se puede sumergir totalmente en la solución.

Autor

RevistaCampo

Revista de agronegocios con años de trayectoria en el mercado. Contamos con una tirada mensual de 6.000 ejemplares distribuidos en forma gratuita en todas las zonas de producción del país.

Comentarios