Glymax lanza su programa para el control de enfermedades.

Glymax S.A. realizó la presentación oficial de su programa de protección de cultivos contra las enfermedades, con fungicidas de alta eficiencia. Además ofreció una charla técnica sobre la “Protección de la soja en la actualidad”, que estuvo a cargo del especialista Edi Verner Jann. El lanzamiento se realizó del 16 al 18 de mayo, en las ciudades de Santa Rita, Alto Paraná; Campo 9, Caaguazú; y Katueté, Canindeyú.

La resistencia de enfermedades y las dificultades que se presentan en el control son parte de los principales desafíos actuales de la agricultura. Con el lanzamiento del “Programa Glymax de control de enfermedades” se tiene como objetivo difundir el manejo inteligente de fungicidas, con base en la rotación de los principios activos. Esta nueva herramienta permite un mejor control de la roya y otras enfermedades que afectan al cultivo de la soja y promoviendo el desarrollo óptimo con mejores resultados en la productividad.

Durante el encuentro el director comercial de Glymax, Jacir Boaretto, presentó a los invitados especiales el “Programa Glymax de control de enfermedades”. Explicó que los fungicidas que propone la empresa para este año en el programa tienen como objetivo la rotación de principios activos y por ende de productos, para reducir la posibilidad de aparición de hongos resistentes.
Indicó que el programa incluye al nuevo fungicida Prixx Ultra, un Picoxystrobin más Prothioconazole, de amplio control de enfermedades de soja, trigo, maíz y arroz, con efecto residual, que aporta vigor y sanidad en las plantas. Actúa rápidamente sobre sus objetivos y detiene el avance de los hongos. Contiene el triazol más curativo y la estrobilurina más efectiva del mercado. Dependiendo de la presión de hongos, recomendó una dosis de 350 a 500 cc3/ha, más 100 a 150 ml/ha de LI 700 en todas las aplicaciones. Para el cultivo de soja sugirió la aplicación hasta el estadio R3.

También Crown, un Trioxistrobin y Prothioconazole, un fungicida foliar de acción sistémica y mesostémica. Por su modo de acción, puede ser utilizado de forma preventiva y curativa. La dosis recomendada es 400 cc3/ha, más 100 a 150 ml/ha de LI 700. En el cultivo de soja también hasta el estadio R3.
Y el fungicida protector Falker, el Mancozeb del programa, que tiene acción multisitio. Está registrado para su uso en varios cultivos, con diferentes mecanismos de acción. Es ideal para el manejo de resistencia de las enfermedades causa- das por hongos fitopatógenos como a roya de la soja. Recomendó el uso de Falker en una dosis de 1.5 a 3.0 kilogramos por hectárea junto con los fungicidas sistémicos como Crown, Prixx Ultra y Prixx. El nuevo protector viene en dos opciones, Mancozeb 750 WG g/kg (75% m/m) y Mancozeb 800 WP g/kg (80% m/m). “En el Programa Glymax, nuestra recomendación es comenzar con la aplicación entre VN y R1 con Crown más LI 700. Más tarde entrar conPrixx Ultra más LI 700 hasta R3. En la tercera aplicación, en- tramos con Prixx más LI 700. Este es el programa de fungicida que lanzamos para este año. Hay suficiente disponibilidad de productos para la comercialización”, expresó.

El director comercial manifestó que la empresa trabaja continuamente para poner a disposición de los agricultores productos de alta calidad y eficacia, que respondan a las necesidades actuales. Comentó que además se encuentran trabajando en el desenvolvimiento de otros productos. El lanzamiento del “Programa Glymax de control de enfermedades” se realizó en Santa Rita y también en las ciudades de Campo 9, Katueté, San Alberto y Santa Fe. El evento convocó a numerosos productores en cada una de estas zonas productivas del país.
Protección actual de la soja. Durante la charla sobre la “Protección de la soja en la actualidad” el reconocido especialista Edi Verner Jann manifestó que actualmente existe una gran preocupación por el control de la roya asiática, porque la resistencia peligra a todos los grupos químicos. Para sobrevivir con el cultivo de soja, recomendó el uso de las moléculas que todavía funcionan, en combinación con otras más antiguas que aún responden al tratamiento, como Mancozeb.
Entre algunos de los principales puntos que resaltó en el transcurso de su presentación, dio énfasis a un trabajo de investigación que realizó sobre densidad de siembra, con varios materiales de soja. Armó que los resultados indican que la tendencia apunta a disminuir la población de plantas.
Para hacer frente al problema, destacó que es necesario realizar una serie de cuidados previos, que comienza desde el tratamiento de semillas y las buenas condiciones del suelo para siembra. Explicó que cuando la semilla nace o germina, en
Edi Verner Jann, reconocido especialista, ofreció una charla sobre “Protección de la soja en la actualidad”.
los primeros 10 días la planta necesita una protección, para desplegar correctamente sus raíces. “En los primeros días cualquier problema en la parte aérea, perjudica mucho a la planta. Porque las hojas son las que proveen de energía a la planta para que tengan un buen desarrollo de raíces. Cuando la planta pasa hambre al inicio, nunca más va a ser un adulto que presta”, dijo.
Respecto a la evolución de las enfermedades, manifestó que comenzaron a aparecer con la soja, y fueron evolucionando en la medida en que se fue incrementando el área de cultivos. La roya asiática se convirtió en la principal enfermedad del cultivo de soja. Entre las enfermedades del suelo, los principales hongos que infectan a las raíces son Rhizotocnia, Phytophtora, Fusarium, Macrophomina.

Entre las enfermedades de final de ciclo, mencionó Cercospora, Antracnosis, Phomopsis y mancha amarilla. Indicó que es fundamental la aplicación dentro de un control preventivo. “Una vez que la roya entró, ya no hay nada que hacer”, expresó.
Manifestó que se requiere mantener el programa de aplicación con tres a cuatro aplicaciones, para proteger a la planta desde abajo para arriba y con productos que funcionan. Señaló además la necesidad del aumento del uso de protectores para prolongar la vida útil de los principios activos que funcionan actualmente, como Prothioconazole y algunas Estrobilurinas, como el Picoxystrobin.
En cuanto a los protectores, resaltó que las principales características del Mancozeb son que no penetra en la hoja, sino que queda adherido en la supercie de la hoja, exigiendo una buena cobertura. Las hojas nuevas, que brotan después de la aplicación, no quedan protegidas. Son foto degradadas y lavadas por la lluvia. Tiene una mejor eficacia cuando la aplicación es preventiva. Recomendó utilizar una dosis de 1.5 a 2.5 kilogramos por hectárea. Son conocidos como inhibido- res multisitios. “El secreto del Mancozeb es lograr una buena cobertura, usar dosis altas y que se diluya bien en el tanque”, agregó.
El disertante presentó el posicionamiento que realiza Glymax en su Programa de aplicación de fungicidas. “Se comienza con la aplicación de Crown + Falker (0,4+1,5) hasta antes de R1. De 15 a 18 días después se realiza la aplicación del Prixx Ul- tra + Falker (0,35+1,5), y una tercera aplicación luego de aproximadamente 30 días con Prixx Ultra + Falker (0,3+1,5)”, indicó.
En la ocasión el técnico de Glymax para las zonas de Yguazú y Santa Teresa en el departamento de Alto Paraná, alles Eulalio mostró resultados de un trabajo de aplicación con el uso del Programa de Fungicidas de Glymax. El ensayo fue desarrollado por un productor de la zona, propietario de las parcelas de cultivo de soja, en una superficie de 50 hectáreas. Durante su presentación destacó que en 25 hectáreas de la misma se aplicó el Programa Glymax y la otra mitad otros productos del mercado, en la presentación se observaron la calidad de aplicación y los resultados obtenidos, los cuales fueron excelentes con la implementación del programa.