Grupo de plagas claves del cultivo de soja: las chinches

Atendiendo las características del
manejo del cultivo de soja en el
Paraguay; resaltándose la gran
amplitud en la época de siembra,
maduración y cosecha, se presentan
problemas en la aparición, crecimiento
poblacional y consecuentes daños en las
vainas de las plantas de un grupo de insectos
plagas que pueden constituirse en
un verdadero dolor de cabeza al productor
para su control, y que podrá disminuir la
productividad del cultivo, inclusive con
costos adicionales para su control. Entre
las principales chinches que aparecen y
dañan al cultivo de soja se encuentran Euschistus
heros (Fabricius) (Chinche marrón),
Piezodorus guildinii (Westwood) (Chinche
verde pequeño de la soja), Dichelops
melacanthus (Dallas) (Barriga verde), Nezara
viridula (Linnaeus) (chinche verde) y
Edessa meditabunda (Fabricius). Se debe considerar que el grupo de
chinches está constituido por diversas
Nezara viridula alimentándose de vainas de soja.
especies; a pesar de pertenecer a la misma
familia (Pentatomidae), las especies
tienen diferencias en sus hábitos etológicos
o sea en su ciclo de vida y comportamiento.
En décadas pasadas, realizán dose un monitoreo de plagas se podría
verificar que N. viridula (Chinche verde)
predominaba en el cultivo de soja. Actualmente
E. heros (Chinche marrón)
ocupa el primer lugar con relación a aparición
y daños en este cultivo, además de
difícil control.
En forma general; durante el desarrollo
las chinches pasan por los estadios
de huevo, ninfa (compuesta de
cinco/siete estadios) y el estadio adulto.
Las ninfas presentan una coloración
variada con manchas distribuidas por
el cuerpo, completando el desarrollo
en unos 25 días. Los adultos inician su
reproducción en 10 días y las primeras
oviposiciones ocurren después de 13
días aproximadamente. Presentan longevidades
medias de 50 a 120 días y el
número de generaciones anuales de 3 a
6 dependiendo de la región, siendo las
hembras, en general, mayores que los
machos. La fecundidad media varía de
120 a 170 huevos/hembra dependiendo
de la edad de la especie, siendo que el
ritmo de postura disminuye a medida
que las hembras envejecen. Estos pará-
metros biológicos son influenciados por
la dieta alimentaria y por la temperatura.
El comportamiento de la población
de chinches en la soja se podría describir
de la siguiente manera; los insectos comienzan
a colonizar la soja a mediados
o finales del período vegetativo del cultivo
(Vn
), o un poco después, durante
la floración (R1 a R2
) (período de colonización).
En esta época las chinches
están saliendo de la diapausa de hospedantes
alternativos. A partir del inicio
de la aparición de las vainas (R3) se
inicia la reproducción en la soja y las
poblaciones aumentan, principalmente
las ninfas, llamado período de alerta.
A continuación, al  nal del desarrollo
de las vainas (R4) e inicio de llenado
de los granos (R5.1) la población tiende
a aumentar más y es cuando la soja es
más susceptible al ataque. Es el llamado
período crítico. La población crece hasta
el  nal del llenado de granos (R6),
cuando alcanza el pico máximo de población.
A partir de ahí la población
tiende a decrecer, con la soja alcanzando
la maduración fisiológica (R7). En la
cosecha (R8) las chinches remanentes
completan la dispersión para las plantas
hospedantes alternativos y más tarde
para los nichos de diapausa.
El comportamiento normal de las
chinches sería el mencionado en el
texto anterior. No obstante, en nuestro
país ocurre una gran amplitud de
la época de siembra; pudiendo tener en
el campo cultivos de soja por inclusive
nueve meses. Entonces, todo técnico o
productor que cultiva soja sabe que los
problemas de control de chinches son
serios. Surgen interrogantes técnicos,
que son desafíos para la investigación;
resistencia de chinches a insecticidas. Estudios preliminares realizados
en el laboratorio de entomología de la
Facultad de Ciencias Agrarias – UNA,
indican que existen diferencias de efi –
cacia cuando el mismo producto es
aplicado a dos especies diferentes de
chinches; o sea recomendar una dosis
para todas las especies de chinches sin
realizar pruebas para las mismas tiene
sus desventajas. Se demostró que ciertas
chinches como E. heros toleran más
productos que otras especies como P.
guilidinii. Entonces se podrá decir que
esta chinche tolera más insecticidas,
no se podrá decir que son poblaciones
resistentes. Sin dudas, requerimos
de muchas más investigaciones para
acompañar la utilización y manejo de
insecticidas en el cultivo de soja. En
otros estudios realizados a nivel de laboratorio,
en este caso los insectos no
tienen chance de escapar a la acción de
los insecticidas; se ha concluido que los
productos presentan eficacia en el control
de chinches; aunque en el campo
los técnicos y productores mencionan
la ineficacia. No debemos olvidar que
la tecnología de aplicación de insecticidas
es clave para el éxito de las pulverizaciones;
esto quiere decir: uso de agua
con pH adecuado al producto, evitar
mezclas excesivas de insecticidas de
distintos grupos químicos en un mismo
tanque (puede influir en el pH
del agua), usar coadyuvantes, aplicar
el caldo en cantidades adecuadas (no
muy poco para evitar evaporaciones
rápidas y que el producto esté expuesto
por mayor tiempo a la plaga), cuidar el
horario de aplicación (siempre en horas
más frescas del día) entre otros aspectos.
Cuidando estos detalles se puede
mejorar significativamente los resultados
de control de las chinches. En todo
caso, si los problemas persisten, estudios
de bioensayos químicos en laboratorios
especializados deben ser realizados
para confirmar la resistencia de esa
población al principio activo utilizado
para su control; en este punto el Laboratorio
de Bioensayos entomológicos
de la FCA/UNA cuenta con equipos y
personal especializado para realizar estos
estudios.
La significativa amplitud del periodo
de siembra del cultivo de soja en las
zonas de producción; los picos poblaciones
que se observan en el estado de
llenado de vainas, maduración de soja,
complementado por la cosecha de las
parcelas en épocas precoces genera una
migración de grandes poblaciones de
adultos de las especies de chinches consideradas.
Esto trae como consecuencia
infestaciones masivas con poblaciones
muy elevadas en las parcelas que aún
se encuentran en desarrollo. A pesar de
realizar aplicaciones periódicas de insecticidas,
las parcelas son reinfestadas muy
rápidamente por adultos de las chinches
provenientes de otras parcelas cercanas,
dando una secuencia a los daños en las
mismas. Existe una recomendación de
siembra concentrada para el manejo de
chinches. Un punto a tener en cuenta a
la hora de controlar estas chinches que
vienen de otra parcela es que las mismas
ya fueron pulverizadas con el mismo
principio activo; causando ya en ellas
una presión de selección y quizá los individuos
que llegan a infestar las nuevas
parcelas ya estén adaptadas (resistentes)
al insecticida generando problemas mayores;
esta es una de las razones por las
cuales se tiene mayor problema en soja
de segunda zafra.
Para considerar el uso de insecticidas
se deberá realizar el monitoreo a través
del paño de batida y en la época crítica
del cultivo para el ataque de chinches
verificar:

Chinches – Nivel de Control
• Parcela para producción de granos: 2
chinches por metro lineal.
• Parcela para producción de semillas:
1 chinche por metro lineal.

Situación de chinches en las campañas sojera

Época de siembra en Paraguay y la
explosión incalculable de picos poblacionales
del chinche marrón.
La maduración y cosecha de los cultivos
de soja en diferentes épocas permiten
la migración de las poblaciones de chinches
a cultivos aun en desarrollo.

¿Cuál es la solución para el control de chinches?

Monitoreo adecuado, aplicación de acuerdo al nivel de daño.
• Rotación de insecticidas con diferentes mecanismos de acción.
• Concentrar la época de siembra de la soja, evitar los cultivos muy tempranos
y muy tardíos.
• Aplicar los insecticidas conforme recomendaciones de expertos técnicos
y del fabricante (tecnología de aplicación).
• Realización de bioensayos toxicológicos en laboratorios para descartar
insecticidas que ya no funcionan.
• Investigación y Experimentación de nuevas tecnologías, uso de feromonas,
liberación de controladores biológicos.