Bayer iluminó la noche de Itapúa.

La segunda edición de Bayer Tec representó un gran desafío para la compañía de origen alemán, ya que uno de los objetivos trazados fue superar la versión del 2017. Fueron grandes las expectativas puestas en este evento, que  nalmente tuvo la respuesta esperada por sus orga nizadores. Los más de quinientos pro-
ductores que participaron en la noche del 8 de marzo lo con rman.
Lillia Milde, responsable de la división agrícola de la multinacional para Bolivia y Paraguay, destacó el apoyo de todo el equipo Bayer y sus aliados para el desarrollo de este evento.
“Realmente conseguimos superarnos y presentar nuevamente una innovación para Paraguay, mucha tecnología que permite producir más y mejor a los productores”, manifestó. Bayer tiene  jado un objetivo de inversión en Paraguay, que contempla la llegada de nuevos fungicidas, insecticidas, y semillas, explicó Milde. Durante la noche de campo, los productores tuvieron la oportunidad de conocer algunas de las tecnologías que estarán disponibles a nivel local en los próximos años.
“Tenemos muchas novedades para los próximos años. El productor puede tener
la seguridad que Bayer traerá tecnologías para producir más y mejor”.
La principal responsable de la división agrícola de Bayer en Paraguay destacó la importancia de la agricultura en la economía local, donde el sector es un gran generador de empleos y riquezas. Recordó que al llegar al país, hace poco más de un año, quedó sorprendida por la capacidad de superar los niveles productivos en el campo.
Señaló que esta situación se debe al uso de tecnologías por parte de los productores, lo
que permite afrontar la aparición de malezas, plagas, y enfermedades.
“Quiero que consideren a Bayer como una gran compañera para traer esas tecnologías”.
Milde no olvidó saludar a las mujeres presentes por el Día Internacional de la Mujer. Señaló que la fecha  jada para el encuentro no fue casualidad, y destacó que la presencia femenina en el campo es cada vez mayor, tanto en las actividades agrícolas como en los negocios que rodean a este sector.
Circuito.
Los participantes de la segunda edición del Bayer Tec fueron recibidos en el Hotel Papillon, donde obtuvieron las acreditaciones y pulseras distintivas.
Desde el lugar fueron trasladados en buses hasta la parcela demostrativa, ubicada a un
poco más de doscientos metros del hotel.
En la parcela fueron nuevamente recibidos por integrantes del equipo Bayer, donde se les dio una breve introducción sobre la propuesta preparada para la segunda noche de campo organizada por la compañía, antes de iniciar el recorrido por el circuito.
Se incluyeron diez estaciones, en las que no se superaron los cinco minutos por parada. Más allá de la exhibición de tecnologías, se buscó agilizar y presentar en forma creativa los distintos productos. Se presentó el portafolio completo de la empresa para la producción agrícola, acompañada de las recomendaciones técnicas y posicionamiento para cada he-
rramienta. Igualmente dieron a conocer futuros lanzamientos, que estarán disponibles para el país en los próximos años.
Al  nalizar el recorrido, los productores llegaron a un espacio especialmente preparado para la distensión, donde diferentes músicos amenizaron la noche.
El encuentro culminó con una muestra de fuegos artificiales y con la promesa de volver a superar esta edición el próximo año.