El Chaco ya cuenta con su planta de leche en polvo.

En coincidencia con el Día Mundial de la Leche se realizó la inauguración oficial de la planta procesadora de leche en polvo de Lácteos Trébol, componente de la Cooperativa Chortitzer. La unidad está instalada en el mismo predio de la fábrica, en Loma Plata (Boquerón). La inversión final pasó los números iniciales y quedó en 16,5 millones de dólares, según se supo. Ahora la siguiente fase apunta a intensificar las cuencas lecheras de la zona para mantener activa la industria.                                                                       La jornada tuvo dos momentos. El primero se realizó en recordación del Día Mundial de la Leche. En este punto, en representación de la Cámara Paraguaya de Industriales Lácteos (Capainlac), habló su titular, Erno Becker, quien sostuvo que es motivo de orgullo rememorar la fecha con un hito muy destacado como lo es sin dudas la primera planta de leche en polvo en la región Occidental, como “resultado del trabajo tesonero desde los fundadores (de la cooperativa) hasta hoy. Hombres esforzados y visionarios que decidieron conquistar el corazón del Chaco paraguayo”.                                                                       Rescató la figura de uno de los patriarcas de la comunidad, Abraham Wiebe, “relataba que el maní, el maíz y otros rubros se plantaban con una estacada y que cada semilla era depositada en ese suelo en el nombre de Jesús, esperando que la fe produzca el fruto esperado”. Luego citó el proceso que pasó por el trabajo, para delinear el proyecto y finalmente concretar el sueño. “Como resultado de esa visión hoy estamos inaugurando la planta de leche en polvo aquí en el Chaco, indudablemente con tecnología de última generación. No obstante, quiero dejarles el mismo mensaje que me diera don Abraham, que apostemos y utilicemos las tecnologías al máximo para producir más y mejor, pero que nunca nos olvides de la fe en Dios”, concluyó.                                                                     A su turno, el presidente de la Federación de Cooperativas de Producción (Fecoprod), una de las organizadoras del evento, Eugenio Schoeller, recordó que el acopio de leche por parte de las socias a la Fecoprod llegó en el 2016 a más de 381 millones de litros, unos 66% del total nacional. Para el 2017, la cifra aumentó a más de 405 millones de litros. “En términos monetarios, en el 2016, la venta de la leche fluida alcanzó más de 144 millones de dólares y la en polvo más de 8,7 millones de dólares. Para el 2017, la cifra superó los 150 millones de la moneda norteamericana en leche fluida y en polvo rebasó los 10 millones de dólares”, comentó.                                                                                           Pidió a las autoridades a crear las condiciones para instalar la cultura del trabajo y de la superación. “El clientelismo y el populismo solo generan personas dependientes que son a su vez manipulables  para satisfacer intereses mezquinos”, advirtió. Agradeció igualmente a gobiernos extranjeros y a organismos multilaterales por contribuir con proyectos para desarrollar la lechería local, así como a instituciones públicas y empresas nacionales que apuestan a programas de competitividad de la cadena láctea. Tras los discursos, se procedió al tradicional “Brindis con el vaso de leche”, con lo que se cerró la primera fase.       En la habilitación propiamente de la industria, el presidente del consejo de administración de la Cooperativa Chortitzer, Gustav Sawatzky, recordó que la historia de la empresa solidaria está vinculada desde sus inicios a la actividad tambera. Eso hizo que se constituya en la pionera de la industria láctea paraguaya, cuando a mediados del siglo pasado elaboraba quesos, mantecas, para luego, unas décadas posteriores, ya contar con una procesadora de leche larga vida. De la planta inaugurada sostuvo que se trata de una unidad moderna, con tecnología europea. Y que se concretó después de muchos años, por la implicancia de una inversión a gran escala y sin todavía contar con la materia prima suficiente.                                                                                                                         En este sentido, anticipó que se viene trabajando desde la cooperativa para fortalecer las cuencas lecheras no solo las tradicionales sino impulsando proyectos de promoción a los jóvenes. Esto permitió reducir el promedio de edad del tambero chaqueño que opera con Chortitzer a menos de 50 años. Anticipó que se realizaron pruebas anteriormente y todas satisfactoriamente con lo que se garantiza un producto 100% confiable. La expectativa apunta a aumentar el volumen producido.                                                                           Debido a que todavía falta más materia prima, la planta no trabajaría diariamente. En materia de negocios, ya se
están hablando con algunos interesados en Bolivia, que podría concretar las primeras partidas exportadas del nuevo producto. La planta tiene una capacidad de 250 mil litros por día, unas 30 toneladas de leche en polvo.                                                                           Por parte de las autoridades, habló el gobernador de Boquerón, Edwin Pauls, y por parte del Gobierno electo, el senador Arnoldo Wiens. Cabe recordar que por motivos del clima adverso para la aeronavegación no llegaron otras personalidades al evento. De igual forma, se realizó un reconocimiento público a personas y empresas quienes contribuyeron para concretar la fábrica de leche en polvo.                                                                                 El acto culminó con el momento religioso para la bendición de la nueva obra. Posteriormente se realizó el tradicional corte simbólico de cinta y el recorrido por las instalaciones. La jornada igualmente constituyó todo un acontecimiento para la comunidad, pues numerosas familias se acercaron para participar de este momento histórico.