Nota de Tapa

15/05/2021

Bunge impulsa fertilizantes nacionales de calidad

Bunge en Paraguay, a través de sus plantas de fertilizantes, físicos y químicos, produce nutrientes con formulaciones diferenciadas acorde a la necesidad de cada suelo. Instalada en San Juan del Paraná, Itapúa, la unidad opera con tecnología de punta, fomenta la ocupación de mano de obra local y el aprovechamiento de materia prima nacional.

La producción de fertilizantes ajustada a los requerimientos de los suelos es uno de los diferenciales que ofrecen los fertilizantes de Bunge, producidos en el país, con mano de obra local, en dos unidades industriales que la compañía posee: Ferticom 1, la fábrica de mezclas física, e YTL, la planta de mezcla química. Esta última, en alianza con YTL S.A. La compañía instaló la primera planta de fertilizantes, Ferticom 1 en el 2013. Hace un poco más de un año ya está en funcionamiento la segunda fábrica. Ambas están instaladas en el Puerto de Trociuk. Durante una visita de Campo Agropecuario Multimedia a las citadas unidades, Rodrigo Chidoski, gerente de fertilizantes de Bunge Paraguay, manifestó que la producción comenzó en el 2014 y ofrece soluciones diferenciadas a los productores de Paraguay. “Hoy Ferticom es una planta de referencia en América del Sur. Cuenta con la más alta tecnología y produce mezclas ajustadas a los requerimientos de los productores. Esto  otorga confianza respecto de la calidad de los productos paraguayos”, dijo.
La capacidad de la planta actualmente es de 200.000 toneladas año. La producción anual llega a unas 150.000 toneladas anuales a un ritmo de producción de 1.200.000 toneladas de productos entregados en bolsas big bag y de 50 kilogramos.

Diversos productos
La industria produce fertilizantes sólidos, convencionales y diferenciados con todos los macro y micronutrientes.
Actualmente, Bunge posee el 12 % del mercado de fertilizantes en Paraguay. Su expansión viene creciendo gradualmente. “Nuestro objetivo, más que crecer en volumen, es que el mercado pueda contar con productos de calidad, ofreciendo un producto diferenciado sustentado en el conocimiento y en la trayectoria que la compañía mantiene en la región”, resaltó. Chidoski comentó que, en la planta de mezcla química, en la que Bunge está asociada a la firma YTL, son elaborados fertilizantes con formulación diferenciada. Allí se producen N-P-K más los macro y micronutrientes en un solo gránulo, así como también la formulación de micronutrientes, principalmente magnesio y boro.

Fertilización de precisión
Añadió que Bunge fomenta la fertilización de precisión y su misión es proveer los productos que otorguen mejor rentabilidad, formulando fertilizantes a medida, de acuerdo al análisis de suelo y análisis de las plantas. “Queremos ser los referentes de calidad del mercado, ofreciendo productos que respondan a las necesidades de nuestro país”, expresó. Mencionó que la agricultura es una pieza fundamental para el desarrollo del país. “Hoy se está trabajando fuertemente en la nutrición de cultivos y reposición de nutrientes. Tenemos un largo camino por recorrer en cuanto a productividad. Desde nuestras industrias buscamos proveer herramientas eficientes a los productores para fortalecer más la agricultura paraguaya y mejorar los resultados”, enfatizó.

Planta YTL, aliada a BUNGE

YTL es una industria química dedicada a fertilizantes complejos. Esta planta, que fabrica fertilizantes granulados y en polvo, cuenta además con un laboratorio muy avanzado dedicado al análisis de suelo, fertilizante y planta. Ygor Trociuk, presidente de YTL, explicó que la industria de fertilizantes químicos empezó a producir hace un poco más de un año. Posee una capacidad de producción de 200 toneladas por día. La principal materia prima es la “SERPENTINITA” roca extraída de la propia mina de la empresa ubicada en Caapucú, departamento de Paraguarí, la cual naturalmente está compuesta sobre la base de dos fuentes de Magnesio, óxido y silicato, para obtener el principal producto, el MAGNESIL. Para ello, la roca pasa por un proceso de acidulación que aumenta la solubilidad de los elementos y genera una nueva forma de Magnesio dentro de los gránulos en forma de sulfato. También brinda la posibilidad de ocupar diferentes tipos de macroelementos sean: nitrógeno, fósforo, potasio, calcio y azufre. “Lo más interesante es que todas estas formulaciones están en el mismo gránulo. Eso ofrece una gran ventaja a la hora de ser aplicado. Entre los beneficios, mejora la distribución en el suelo”, explicó. “Podemos diseñar una infinidad de productos y nos permite elaborar fertilizantes más complejos”, dijo.


Laboratorio de alta tecnología
YTL cuenta además con el laboratorio más avanzado de análisis de suelo, investigación y desarrollo. Esta infraestructura permite a la empresa identificar con exactitud el requerimiento de cada suelo, para posteriormente diseñar el fertilizante y desarrollarlo en la planta, así como prestar a terceros los servicios de análisis de fertilizantes, suelos y tejidos vegetales. Esta unidad emplea a unas 75 personas en forma directa, entre la planta química y el laboratorio. Trabaja además con otras empresas de forma tercerizada. Entre estas, destacó a Agronómico, integrado por un grupo de profesionales experimentados en la recolección de muestras y en brindar las recomendaciones técnicas. También cuenta con otro equipo humano compartido con industrias Trociuk, que realiza la prospección minera y la exploración geológica, así como contar con toda una infraestructura para las perforaciones. “Producimos en promedio 200 toneladas por día, trabajando 24 horas, en doble turno. Estamos usando toda la capacidad instalada y podemos aumentar”. El empresario Ygor Trociuk destacó que Paraguay es un país lleno de oportunidades y hay muchas áreas aún inexploradas, al tiempo de valorar la investigación local.


Fertilizantes con distintas mezclas
La Ing. Selene Insfrán, del área de Marketing y Desarrollo de Bunge Paraguay, destacó que la fábrica tiene la capacidad de producir distintas mezclas, sean convencionales o diferenciadas. Mencionó que actualmente Bunge dispone en el mercado paraguayo más de 72 mezclas, entre convencionales y diferenciados, de las marcas MicroPhos y Premium Mix, dentro de la última Premium Mix + Magnesil.
Para obtener el producto final se realizan varios procesos para garantizar la calidad requerida. Las materias primas permanecen en un ambiente (temperatura y humedad) controlado. Esto hace que el material esté seco y evita inconvenientes a la hora del embolsado.
Antes que el material vaya a la tolva de producto terminado, pasa por un sistema de zaranda, que permite una separación de los finos para que el producto pueda ir con las garantías de la cantidad mínima de finos en el producto final. Enfatizó que ambas fábricas, Ferticom 1 e YTL, son plantas modelos en Paraguay. “Creemos que la fertilización debe ir acompañada de un análisis de campo. Con el laboratorio estamos logrando que la nutrición del suelo sea la más equilibrada posible”.

Comercialización
Para la comercialización los productos son presentados de dos formas, en bolsas de 50 kilogramos y big bag de 1.000 kilogramos. Son repartidos a través de distribuidores regionales, a lo que se suma el equipo comercial por zona, quienes hacen un acompañamiento a los distribuidores y productores. “Buscamos que nuestras formulaciones cumplan con las necesidades reales, a través de productos a medida, y esto lo podemos cubrir con ambas plantas. De esta manera apostamos por la mano de obra paraguaya, por la industria nacional y por la agricultura paraguaya”.