Noticias

27/07/2023

Establecen delineamientos para reiniciar exportaciones de banana al mercado chileno

El mercado chileno se encuentra interesado en reiniciar las importaciones de la producción de banana nacional, según informaron desde el Servicio Nacional de Calidad Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave).

En ese sentido, el sector público y el privado iniciaron las conversaciones para que los envíos se vuelvan a dar luego de haberse encontrado una plaga en los frutos en el 2020.

Ernesto Galliani, director de protección vegetal del Senave, manifestó que hasta el momento no se cuenta con una fecha definida para lograr las exportaciones, pero sí ya se establecieron los lineamientos atendiendo las restricciones que aplica Chile para plagas de interés cuarentenario como la polilla opogona sacchari y la cochinilla, que es la de mayor incidencia en plantaciones locales.

Las reuniones se dieron conjuntamente con productores del rubro de la localidad de Tembiaporã, del departamento de Caaguazú. En torno a ello, Hugo Franco, productor de banana, mencionó a este medio que si llega a darse nuevamente la salida sería dejar de depender de Argentina e ir diversificando los mercados. “Yo creo que se dará el próximo año. Si ahora empezamos para febrero o marzo ya podemos sacar. Nosotros vamos a empezar a trabajar eso”, sostuvo.

No tenemos concretamente un contrato, pero sí hay pedidos por la calidad de lo que producimos. Ahí hay una libre circulación de dólares y tendremos más ventajas”, comentó, agregando que este es un interesante comprador que mejorará la competitividad con Argentina que constantemente les impone trabas. Los productores están en condiciones de enviar unas 200.000 cajas de bananas, pero deben ser trabajadas 200 a 300 hectáreas inicialmente en una granja modelo a fin de que las plagas no lleguen hasta las plantas de empaque.

En el año 2020 se dieron las primeras salidas de dos cargas de 25 a 30 toneladas al mercado chileno en las cuales se detectó la presencia de un insecto ausente en ese territorio. Si bien no se rechazaron, se había explicado que en una tercera detección los pedidos serían suspendidos. Es por ello que actualmente se contempla la aplicación de buenas prácticas agrícolas que puedan garantizar un producto sanitariamente apto.

Fuente: La Nación.